Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Naval reclama más contratos tras poner fin a su inactividad

Los trabajadores muestran su satisfacción por un encargo que supondrá dos años de trabajo

Los trabajadores de La Naval de Sestao, el principal astillero vasco, han expresado este viernes su satisfacción por el anuncio hecho por la empresa de la contratación de un buque que supondrá asegurar una carga de trabajo durante los dos próximos años y poner fin al periodo de dos meses de inactividad desde que esta compañía entregó la última embarcación construida en sus gradas.

No obstante, el comité de empresa considera que este contrato es “insuficiente” para mantener el pleno empleo en el astillero, por lo que reclama ampliar la cartera de pedidos. La falta de trabajo había provocado que los últimos dos meses los trabajadores hayan intensificado sus protestas después de haber entrado a principios de año en un nuevo ERTE, el octavo que padece la plantilla del astillero, integrada por unos 235 empleados, desde 2010, según informó la representación de los empleados.

Josu Bergara, alcalde de Sestao, y la candidata del PNV al Parlamento Europeo, Izaskun Bilbao, también se han felicitado por la contratación del ferry, mientras que el PSE-EE ha exigido al Ejecutivo vasco una “implicación de verdad” con el sector naval porque “no puede ser simplemente un espectador”, han asegurado el portavoz socialista José Antonio Pastor y la candidata a las europeas Eider Gardiazabal tras reunirse con el comité de empresa en las instalaciones del astillero.

Bergara, del PNV, ha manifestado que la construcción de un barco supone “un balón de oxígeno” para el municipio vizcaíno “después de tantos meses de incertidumbre”, en los que había llegado “a temer por el futuro” del astillero. La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, ha opinado que el pedido que se ha adjudicado La Naval supone “garantía” de carga de trabajo y empleo, y dará “tranquilidad y confianza” de cara a la negociación de nuevos buques. “El contrato va sin tax lease (el sistema de ayudas europeo) y por lo tanto es un trabajo ingente por parte de los directivos y me consta que los trabajadores también van a hacer todo lo posible porque ese contrato se lleve a cabo en las mejores condiciones”, añadió Tapia. EL PAÍS, Bilbao