Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y ERC pugnan por el liderazgo del proceso soberanista

El presidente catalán teme la baja participación: “No nos falléis”

Artur Mas saluda a Ramon Tremosa, en el mitin de arranque de campaña de CiU.
Artur Mas saluda a Ramon Tremosa, en el mitin de arranque de campaña de CiU.

Convergència i Unió y Esquerra Republicana abrieron anoche la carrera electoral con el ánimo de que los rasguños propios de cualquier campaña no pasen a mayores. Ambos partidos pugnan por el liderazgo del proceso soberanista pero ni CiU quiere incomodar a sus socios republicanos ni los independentistas parecen tener prisa por acceder a tareas de gobierno en la actual situación económica.

El presidente catalán, Artur Mas, sabe que el 25-M puede no servir para avanzar en el proyecto soberanista pero un pésimo resultado sí podría desestabilizarle a él, a su partido y, por supuesto, la aventura de la consulta del 9 de noviembre. De ahí que desde el primer mitin, anoche en Barcelona, el líder de CiU tocara a rebato: “No nos falléis, os necesitamos más que en otras ocasiones, está en juego el proyecto más importante de los últimos tres siglos”, resumió.

Lo que más preocupa ahora a los nacionalistas y a Ramon Tremosa, su candidato, es que en Cataluña pueda repetirse el 25 de mayo el escenario de 2009, cuando la abstención fue casi nueve puntos más elevada que en el resto de España. Ello podría provocar que Cataluña tenga menos eurodiputados que nunca justo cuando los partidos soberanistas tienen como objetivo casi único buscar el reconocimiento de la Unión Europea al referéndum. Por esta razón, Mas llamó a los nacionalistas a ir a votar: “Hemos demostrado que sabemos llenar las calles pero ahora tenemos que llenar las urnas”. Además de repetir el mensaje, el candidato Ramon Tremosa se mostró seguro de que Cataluña puede obligar al Gobierno a cambiar de actitud: “Es cosa vuestra el 25 de mayo dar el mensaje a Rajoy de que queremos las urnas”. En Castelldefels, Santi Fisas, el candidato del PP, avisó: “Haremos lo posible para que estas no sean las últimas europeas en Cataluña”.

ERC también busca apuntalar el proceso soberanista más que la propia estructura del partido, al menos de puertas hacia afuera. “Ganaremos. Y si digo que ganaremos todo el mundo entiende que ganaremos como país. Nuestro objetivo no es que gane ERC sino que gane el país”, dijo en Girona el primer mitin el presidente del partido, Oriol Junqueras, quien deseó suerte a los partidos que defienden la consulta. “Incluso Unió”, aclaró.

Los republicanos confían en ocupar el espacio que deje la caída del PSC. Cuentan como baza con el ex consejero Ernest Maragall, número 2 de la lista, que comparó el proyecto de ERC con el que llevó a su hermano Pasqual Maragall a la presidencia de la Generalitat: "Nos dirigimos a todos los socialistas catalanes, a los que en 1999 apoyaron el proyecto más estimulante de las izquierdas catalanas". El candidato Josep Maria Terricabras se propuso al ser nombrado no centrar su discurso en la consulta y en su primer mitin cumplió: defendió un cambio en las políticas europeas para poner fin a las desigualdades.