Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adif dice el sobrecoste detectado en el AVE a Barcelona pudo ser por las prisas

"Se tiró mucho de obra complementaria y de emergencia", dice el jefe de comunicación

El Gobierno de entonces tenía prisa por cumplir los plazos. Así ha explicado esta mañana el portavoz del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) y director de comunicación, Iñaki Garay, el sobrecoste detectado por el Tribunal de Cuentas en las obras del AVE a Barcelona -un 230% en algunas obras-: "En 2008, cuando se estaba llevando el AVE a Barcelona… el gobierno de entonces tenía prisa por acabar y quería cumplir los plazos, hubo muchos problemas… se tiró mucho de la obra complementaria y de la obra de emergencia", ha explicado el responsable de Adif.

En declaraciones a la Cope, Garay ha recordado que en aquellas fechas hubo muchos socavones y, en varios tramos, "se venía abajo prácticamente una línea convencional". El Tribunal de Cuentas, tras concluir en abril de 2013 su informe de fiscalización de las principales contrataciones relacionadas con la construcción de la línea férrea AVE Madrid-Barcelona (desarrolladas entre 2002 y 2009), detectó unas anomalías tan graves, con incrementos del precio de hasta el 230% y unos desembolsos injustificados de 415 millones de euros, que abrió una investigación interna que aún no ha concluido.

Respecto a la Operación Yogui, que investiga una presunta malversación de fondos públicos en el tramo Sagrera-Nus de la Trinitat, en Barcelona, Garay ha dejado claro que la Fiscalía no ha pedido a la empresa documentación sobre otros tramos del AVE, sólo sobre éste, el año pasado, y no ha vuelto a pedir más información. La Guardia Civil detuvo ayer a un décimo implicado en el caso Yogui, que está bajo secreto de sumario. Cinco de los detenidos quedaron ayer en libertad, a la espera de que sean citados por la titular del juzgado de instrucción numero 9 de Barcelona, Silvia López. Los cinco implicados ocupaban puestos de escasa responsabilidad en la trama. La investigación se centra en averiguar si funcionarios de Adif certificaron obras de Corsan —que ganó el concurso por casi 68 millones sobre un precio de licitación de 98— por un importe muy superior al de los trabajos que realmente ejecutaron entre 2008 y 2011.

Garay ha explicado que la auditoría interna anunciada por la ministra de Fomento, Ana Pastor, consistirá en revisar las obras que están bajo sospecha: "Una obra cuando se va realizando va dejando una huella, informes, fotografías… se trata de revisar de arriba abajo las características de la obra". El director de comunicación de Adif ha añadido: "Los controles que tiene la Ley de Contratos del Estado son bastante férreos. Encima de una obra hay muchos ojos mirando. Los procedimientos son garantistas pero todo procedimiento puede tener un resquicio y si hay un golfo que quiera entrar pueda entrar".

Además, la Comisión Europea (CE) anunció ayer contactos con las autoridades españolas para aclarar si se utilizaron fondos europeos en la construcción del AVE entre Madrid y Barcelona.

Más información