Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El regreso de la colección ARCO

300 obras se trasladan al Centro de Arte Dos de Mayo después de cerca de dos décadas expuestas en Galicia

Dos operarios transportan una de las primeras obras llegadas al CA2M. Ver fotogalería
Dos operarios transportan una de las primeras obras llegadas al CA2M.

El cuidado es extremo. Los operarios de una compañía especializada en transporte de obras de arte bajan con guantes (y mucho cuidado) las cajas del camión bajo la mirada atenta de la conservadora Asunción Lizarazu y la restauradora Teresa Cavestany, vestidas de impoluta bata blanca. Aunque para crear el arte hace falta inspiración y trabajo, para conservarlo lo que hace falta son unas condiciones muy precisas, a las que está este almacén: unos 20 grados de temperatura y un 50% de humedad relativa. También importa la iluminación, pero sobre todo durante el tiempo de exposición: aquí las obras duermen a oscuras en los peines y los planeros. Un moderno sistema anti incendio, consistente en unas enormes bombonas rojas, vaciaría las instalaciones de oxígeno rápidamente, evitando la propagación del fuego. Tendríamos un minuto para escapar del almacén. Aunque el arte es muy valioso se nos presenta el dilema moral de si lo es más que la vida humana. Respiramos tranquilos cuando nos cuentan que, en caso de quedar atrapados, podríamos desactivar este sistema desde dentro.

El proceso de desembalaje requiere técnicas y condiciones ambientales especiales. ampliar foto
El proceso de desembalaje requiere técnicas y condiciones ambientales especiales.

Estamos en el Centro de Arte 2 de Mayo (CA2M) de la Comunidad de Madrid, en Móstoles, y lo que se traslada ahora aquí es la colección de la Fundación ARCO, que llevaba cerca de dos décadas en custodia del Centro Galego de Arte Contemporáneo (CEGAG) de Santiago de Compostela. Las obras se empezaron a adquirir en ARCO en 1987, algunos años después de la fundación de la feria en 1982. Diferentes expertos en arte como Edy de Wilde, Gloria Moure, Jan Debbaut, Dan Cameron, Iwona Blazwick, María de Corral, José Guirao, entre muchos otros, han sido invitados desde entonces a decidir las adquisiciones, hasta lograr este conjunto de 300 piezas que ahora recibe el CA2M. El valor de las adquisiciones es de 3,38 millones de euros, aunque su valor real es mucho mayor.

Las piezas se empezaron a adquirir en la edición de 1987

“Después de 20 años fuera queríamos que la colección volviera a Madrid, que es el lugar que la vio nacer”, explica Luis Eduardo Cortés, presidente de Ifema, “Móstoles cuenta con las excelentes instalaciones del CA2M, un continente francamente bueno, además de ser la segunda ciudad más poblada de la Comunidad, después de la propia capital”. Dice el presidente que la idea es haber acabado el traslado para comienzo de 2015 y que durante la próxima edición de ARCO la colección se pueda visitar como una actividad más.

Para bajar a los almacenes del CA2M (que cumple por estas fechas su sexto aniversario) acompañamos a las obras, aun embaladas, en un enorme montacargas: tiene unos cuatro metros de altura, puede soportar 6.000 kilos de peso, el de unas ochenta personas. Abajo, sobre una gran mesa, se abren con mucho cuidado las obras y se revisan, comparándolas con un informe sobre su estado: se trata de detectar si han sufrido nuevos desperfectos durante el transporte o desembalaje. Colocan sobre la mesa un retrato fotográfico de John Baldessari tomado por el checo Jiri David en 1995 y lo revisan con cuidado. Luego harán lo propio como otras obras, como el Untitled de Donald Judd de 1988.

Seis años de CA2M

  • El Centro de Arte 2 de Mayo cumple durante estas fechas su sexto aniversario. Dirigido por Ferran Barenblit, alberga la Colección de Arte Contemporáneo de la Comunidad de Madrid, formada por 1.500 piezas.
  •  En el último año ha sido visitado por unas 93.000 personas
  • Además de la exposición rotatoria de las piezas de su colección, organiza muestras individuales y colectivas de diferentes temáticas artísticas.
  •  Ahora ofrece una intervención de Los Torreznos, una exposición de Teresa Margolles, El Testigo, y la muestra Per/Form. Cómo hacer cosas con [sin] palabras, dedicada a la performance.

“Es una colección de mercado y oportunidad, muy bien adquirida, que comenzó sumando obras de los grandes contemporáneos”, explica Ferran Barenblit, director del CA2M, que nos acompaña, “y luego se dedicó a agregar obra de artistas emergentes españoles, con especial interés en Latinoamérica y,sobre todo, Brasil, cubriendo un poco los huecos que no se estaban coleccionando en España”. Entre los nombres que se encuentran en la colección están Francis Alÿs, Allan McCollum, Elena Asins, Carl Andre, Olafur Eliasson, Esther Ferrer, Gabriel Orozco y algunos artistas que, casualmente, han tenido exposiciones individuales en el CA2M recientemente, como Teresa Margolles, Lara Almarcegui o Gregor Schneider. Y así hasta 224 artistas.

¿Y ahora qué pasará con esta colección? “Queremos ponerla a dialogar con nuestra colección”, dice Barenblit, “tiene mucho sentido aquí: por la importancia que ha tenido ARCO en la historia del arte en Madrid y en España y porque ambas colecciones se empezaron a formar sobre las mismas fechas”. Además, opina Barenblit, la colección de ARCO, al haber sido adquirida en un solo lugar, la feria, se compagina bien con otras colecciones que amplíen su sentido. “Con ambas”, concluye Barenblit, “intentaremos generar un nuevo relato del arte reciente en España”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información