Elecciones Europeas

Las claves andaluzas de las europeas

Los líderes de PSOE, PP e IU, que harán caravana, debutan en unas elecciones Los socialistas confían en sumar su primera victoria tras tres derrotas seguidas

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, abraza a la candidata socialista a las elecciones europeas, Elena Valenciano, el pasado marzo en Málaga.
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, abraza a la candidata socialista a las elecciones europeas, Elena Valenciano, el pasado marzo en Málaga.GARCÍA-SANTOS

La última vez que el PSOE de Andalucía celebró una victoria electoral fue hace cinco años, el 7 de junio de 2009. A partir de esa fecha, los socialistas han encadenado tres derrotas consecutivas (en municipales, generales y autonómicas), las mismas victorias que suma el Partido Popular. Desde esa fecha, todo ha cambiado en el panorama político de Andalucía y en todos los partidos. Ha dimitido un presidente de la Junta (José Antonio Griñán), que asumió la jefatura del Gobierno por la dimisión de otro (Manuel Chaves).

El jefe real de la oposición durante 20 años, con independencia de sus idas y venidas a Madrid (Javier Arenas), dio un paso atrás después de no lograr por cuarta vez su objetivo de presidir la Junta, abriendo un periodo de interinidad en el PP andaluz. E Izquierda Unida forma parte, desde las autonómicas de 2012, de un Gobierno compartido con los socialistas, tras pagar muy cara la etapa de la pinza (1994-1996).

Las europeas del próximo 25 de mayo van a ser el primer termómetro para medir la salud de los partidos, aun cuando en esta convocatoria la abstención es muy alta y, según pronostican las encuestas, en esta ocasión lo será todavía más. En las celebradas en 2009, la participación en Andalucía fue del 41,7%, tres puntos menos que la del conjunto de España. En el Estado, ganó el PP con 24 escaños y el 42,1% de los votos. El PSOE sacó 23 eurodiputados y el 38,7% de las papeletas. Dos representantes salieron por IU, con el 3,7%.

Por el contrario, en Andalucía los socialistas obtuvieron el 48,1% de los votos, 8,5 puntos más que el PP. Izquierda Unida sacó el 5,2% de los sufragios. La última encuesta conocida, en febrero pasado, es la realizada por el Centro de Análisis y Documentación Política y Electoral de Andalucía de la Universidad de Granada, cuyo dato más significativo es el aumento “alarmante de la apatía política”. Los socialistas, en una convocatoria autonómica, serían los más votados (36,7%); el PP obtendría el 31,1%; e IU, el 15,5%. Estas son algunas de las claves andaluzas de los comicios al Parlamento europeo del 25 de mayo.

Juan Manuel Moreno Bonilla y María Dolores de Cospedal, en Sevilla.
Juan Manuel Moreno Bonilla y María Dolores de Cospedal, en Sevilla.paco puentes

El estreno electoral de los líderes andaluces

Susana Díaz (PSOE), Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) y Antonio Maíllo (IU) se estrenan como máximos responsables<VS1> de sus formaciones. Los tres partidos han organizado caravanas electorales, algo hasta ahora reservado para otras convocatorias. ¿Qué significan las caravanas? Que los tres líderes tienen garantizadas su aparición en los medios de comunicación públicos, obligados a dar información minutada y muy controlada en sus informativos diarios.

Díaz ha vivido como secretaria de Organización del PSOE andaluz las tres derrotas últimas de su partido. Asumió la secretaría general en noviembre de 2013, casi tres meses después de acceder a la presidencia de la Junta de Andalucía. En el PSOE andaluz dan por hecho que tras cinco años de sequía, esta vez superarán al PP. “Algo me dice que pronto van a dejar de ser el partido más votado”, aseguró la socialista el miércoles pasado en el Parlamento en dirección a la bancada popular. La meta que se ha puesto es modesta. “Con un voto más me conformo”, aseguran que ha dicho a los suyos. Pero ya sea por uno o por cientos o miles de votos, el PSOE podrá esgrimir ante los ciudadanos el haber recuperado la cabeza de la clasificación electoral.

Moreno Bonilla asume estas elecciones, que nunca ha ganado el PP en Andalucía, como un ensayo de las autonómicas y, sobre todo, como una oportunidad para subir en su índice de conocimiento ciudadano. Según fuentes del PP, ahora lo conoce el 30% de los andaluces, aunque este porcentaje no es homogéneo en todas las provincias. En la suya, Málaga, este porcentaje se dispara al 70% y en otras no alcanza el 20%.

Aseguran en este partido que para su líder, que aún no tiene cogidas todas las riendas de la organización regional, las europeas no son ninguna prueba de fuego, porque hace tan solo dos meses que asumió la presidencia del PP. Moreno estará empotrado en todas las visitas de ministros, de Mariano Rajoy, que acudirá dos veces a Andalucía, y del candidato Miguel Arias Cañete. Éste tiene previsto centrar su mensaje en Andalucía en la agricultura, después de una negociación que estiman exitosa sobre la Política Agraria Comunitaria. El dirigente popular se centrará en las zonas urbanas e instará a Díaz a un debate televisado, aun cuando estos espacios están reservados para los candidatos. Ante el no de la socialista, ya tienen preparada la respuesta: Díaz no da la cara, no responde y prefiere las fotos cómodas.

El coordinador de IU, Antonio Maíllo, también subirá al autobús electoral. Son las primeras elecciones de la nueva dirección de Izquierda Unida y no desde la dura oposición, sino desde la plataforma del Gobierno lo que le ha permitido, según admiten fuentes de la federación, ampliar sus alianzas con más sectores.

Antonio Maíllo dialoga con el líder nacional de IU, Cayo Lara (derecha), el pasado verano.
Antonio Maíllo dialoga con el líder nacional de IU, Cayo Lara (derecha), el pasado verano.PACO PUENTES

En esta organización no pierden de vista que el 65% de los andaluces vive en municipios gobernados por alcaldes del PP y que estas elecciones preceden a las municipales de dentro de un año. En los comicios locales es donde IU espera romper todos sus techos. Maíllo se va a centrar principalmente en las zonas urbanas, la misma área de preferencia de Moreno. “Lo importante del resultado de estas elecciones es la tendencia que marquen, porque para nosotros lo fundamental son las municipales que vendrán después. Y cuanto más fuertes seamos más podremos condicionar en otros ámbitos”, afirman desde IU, lo que suena a recado a sus socios socialistas.

Cinco días después de las europeas, IU ha convocado un Consejo Andaluz, el máximo órgano entre asambleas, para aprobar el proceso y el calendario de nominación de su candidato a la Junta, que con toda seguridad, será Maíllo.

PSOE e IU compiten por el mismo espacio

Los partidos que integran el Gobierno andaluz, PSOE e IU, van a competir por el mismo espacio electoral. Sus dirigentes no prevén, de entrada, choques frontales, aunque aún está reciente la crisis provocada por el realojo de la corrala La Utopía. “Tenemos muy claro que somos fuerzas autónomas”, dicen desde IU. “En el discurso general sobre Europa no tenemos muchas diferencias”, opinan desde el PSOE.

Pero un buen resultado de Izquierda Unida en todo el Estado “como consecuencia de una subida en Andalucía”, sí puede avivar el debate abierto en algunos sectores del PSOE andaluz sobre las relaciones con IU, aseguran fuentes del PSOE. En este partido, hay dirigentes que opinan que no se deben dejar sin responder algunas críticas que reciben desde IU, aun sabiendo que la distancia entre ambas organizaciones en Andalucía es muy amplia.

Desde el Partido Popular aseguran que, según sus datos, IU “está creciendo a costa del PSOE” y es por eso por lo que ahora dudan de que Susana Díaz vaya a adelantar las elecciones andaluzas al próximo otoño como ha venido manteniendo Moreno Bonilla desde que fue elegido presidente regional. “El efecto Susana le ha servido al PSOE para amortiguar su desgaste, pero el PP empieza a recuperar a su electorado y los números no le salen”, sostienen fuentes populares.

Pesimismo por la salud del PSOE federal

Aunque entre los socialistas no albergan dudas acerca de que volverán a ser los más votados en Andalucía —si bien está por ver si en todas las provincias—, hay mucha preocupación por el resultado que se cosechará en toda España. “La dirección federal no sabe ni la hora que es”, afirma un dirigente sobre la campaña y el rumbo del equipo del secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Esta fuente reconoce que “hay pesimismo” para las europeas. “Parece que el PP se hunde pero el misterio insondable es cuánto se va a hundir el PSOE”, añade.

Son muchos los socialistas que auguran que si la lista que encabeza Elena Valenciano no lograr superar a la de Miguel Arias Cañete, tras dos años de duros y drásticos recortes del Gobierno de Mariano Rajoy, se abrirá un fuerte debate interno. “Si el partido no gana, la dirección federal va a quedar muy tocada”, pronostican varios dirigentes, quienes anticipan que en ese caso se abrirá una etapa de inestabilidad. El papel que podría jugar en este supuesto el PSOE de Andalucía con una Susana Díaz muy fortalecida es una incógnita y un terreno abonado, en este momento, a múltiples especulaciones.

Mensajes europeos de lectura andaluza

El discurso europeo de Díaz girará en destacar el camino erróneo que, en su opinión, está siguiendo las autoridades de la UE y en subrayar que otra política es posible como la que se ejecuta en Andalucía. El problema del PSOE es que no puede poner de ejemplo la gestión de gobiernos socialdemócratas europeos como el francés, que está acometiendo duros recortes. El PP de Moreno defenderá las reformas emprendidas por Rajoy como la mejor vía para salir de la crisis y también se va a abonar al lema de “otro Gobierno es posible” con el “nuevo proyecto del PP para Andalucía”. IU apuesta por la pedagogía, explicará cómo afectan las políticas europeas a Andalucía y la necesidad de una Europa “de las personas”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50