Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Final Four de hockey sobre patines

Un David frente a tres Goliat

Vendrell, Barça, Oporto y Benfica se miden en el Palau en la Final Four de hockey patines

Neves, Cabestany, Nunes y Muñoz, con el trofeo.
Neves, Cabestany, Nunes y Muñoz, con el trofeo.

Los cuatro mejores equipos de hockey sobre patines de Europa se dan cita este fin de semana en el Palau Blaugrana, escenario de la Final Four de la Liga Europea. Oporto y Moritz Vendrell se verán las caras esta tarde (16:15 horas / Esport3) en la primera semifinal, y dos horas más tarde será el turno del Barcelona (Esport3), que se medirá al Benfica, vigente campeón del torneo.

El conjunto azulgrana parte como favorito no sólo por ser el anfitrión, sino porque acumula 19 copas de Europa en sus vitrinas y es el equipo más laureado en esta competición. Su entrenador, Ricard Muñoz, considera que el factor campo puede ser decisivo. “El hecho de jugar en el Palau es un plus. Tenemos a nuestro público, conocemos la pista, la superficie, las dimensiones. Es un lujo”, asegura el técnico barcelonés. “Si bien a veces se vincula a un aumento de presión, creo que para nosotros no es así” dice Muñoz, que apostilla: “El Barça siempre tiene presión, jugando en el Palau o en cualquier otro campo”.

Su equipo ha realizado una campaña espectacular en la OK Liga, cediendo solo una derrota (contra el Monbus Igualada) y un empate (Noia Freixenet), y podría proclamarse campeón con una victoria en la próxima jornada frente al Reus. Sin embargo, los chicos de Muñoz parecen haber encontrado en las eliminatorias su talón de Aquiles. La temporada pasada fue eliminado en la semifinal de la Liga Europea ante el Benfica, y el Mortiz Vendrell fue su verdugo en las dos últimas ediciones de la Copa del Rey. “Estas competiciones son totalmente a cara o cruz, hay mucha igualdad entre los equipos y cualquiera puede ganar”, asegura el entrenador del Barça. “Los pequeños detalles son los que acaban decidiendo el título y son estos detalles los que seguramente nos faltaron en otras finales”, sentencia Muñoz.

Al otro lado de la cancha, el Moritz Vendrell está viviendo un cuento de hadas. Dirigido por Guillem Cabestany, al que muchos consideran el artífice del éxito, los tarraconenses se han convertido en la revelación de la temporada, revalidando su título en Copa ante el Barça y clasificándose para esta Final Four por primera vez en su historia. “El Vendrell a priori estaba diseñado para competir bien e intentar estar en mitad alta de la tabla. Pero lo de conseguir títulos y clasificarse para la fase final de la máxima competición europea supera cualquier expectativa” asegura Cabestany. “Tendremos delante a las tres mejores plantillas de Europa. Nosotros somos la cenicienta pero intentaremos compensar las diferencias de plantilla y de presupuesto con otros factores que pueden ser igual o más determinantes que los individuales”, argumenta Cabestany. “Tenemos una ilusión tremenda y el equipo me ha demostrado esta temporada y la anterior que en días como estos rinden al máximo”, abunda el técnico del Vendrell.

Esta competición tiene un valor emocional añadido para Cabestany puesto que ha anunciado que va a ser su última temporada al frente del equipo rojinegro. “El mero hecho de jugar una Final Four con un club modesto como el Vendrell ya es un privilegio, pero si además le sumas que para mí será el último título que podemos conseguir, pues gana todavía más valor”, sentencia Cabestany.