Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud privatiza la atención oftalmológica de 126.000 personas del Baix Llobregat

Los pacientes han dejado de ser atendidos en el hospital de Viladecans

Protesta contra los recortes en el hospital de Viladecans el pasado verano.
Protesta contra los recortes en el hospital de Viladecans el pasado verano.

El Departamento de Salud ha derivado a más de 126.660 personas que tenían el hospital de Viladecans como centro de referencia para problemas oftalmológicos al hospital de Sant Boi, propiedad de la orden de Sant Joan de Déu. Desde el mes de abril estos pacientes son atendidos por especialistas del privado Instituto Catalán de la Retina, que mantiene un acuerdo de colaboración con los religiosos. La Plataforma en Defensa del Hospital de Viladecans criticó ayer la “privatización” que supone esta medida y alertó de que hay “indicios” de nuevos recortes en el centro.

El hospital de Viladecans, del Instituto Catalán de la Salud (ICS), contaba hasta marzo con una población asignada para su servicio de oftalmología de 310.478 personas. De ellos, 126.660 son pacientes del área de referencia de Sant Boi que llevaban años siendo atendidos en Viladecans. “A cambio, en Sant Boi se atiende a pacientes de la especialidad vascular del área de referencia de Viladecans”, explicó ayer Eliana López, presidenta del comité de empresa del hospital del ICS. Según López, el acuerdo llevaba en vigor más de 20 años.

Los pacientes de Viladecans son atendidos ahora en las instalaciones del nuevo hospital general de Sant Boi, que abrió en 2010. Salud mantiene que se trata de población de Sant Boi que hasta ahora tenía que desplazarse y que ahora puede ser atendida en su hospital más cercano.

“El acuerdo se limita a los especialistas. La gestión de las listas de espera, del personal y de los pacientes la hace el Parque Sanitario de Sant Joan de Déu”, afirmó ayer Olga González, portavoz de la institución. Según González, estos pacientes no se atendían hasta ahora en Sant Boi porque el antiguo hospital no contaba con las instalaciones necesarias. El hospital de Sant Boi mantiene la actividad y la cartera de servicios del área de oftalmología que tenía el de Viladecans. Los casos complejos se derivan al hospital de Bellvitge, del ICS, como ocurría también antes de la medida.

"El acuerdo afecta solo a los especialistas", afirman desde Sant Boi

El Departamento de Salud planeó reducir la actividad del hospital de Viladecans en favor del vecino de Sant Boi, como parte del plan de reordenación asistencial territorial que ha puesto en marcha hasta 2015. Los planes se encontraron con la oposición frontal de los alcaldes y la población de los cinco municipios a los que da servicio el hospital: Viladecans, Gavà, Sant Climent de Llobregat, Begues y Castelldefels. El ex presidente del ICS, Joaquim Casanovas, y el propio consejero Boi Ruiz garantizaron con posterioridad que el hospital no perderá actividad ni recursos.

La plataforma en defensa del hospital denunció ayer que la plantilla del centro cuenta con “indicios” de que la gerencia prepara un nuevo recorte para este año superior al 1,5%, aunque estos datos no están confirmados. “Pedimos a la Generalitat que no nos castigue con otro recorte y que incorpore al presupuesto el déficit del año pasado”, dijo ayer López. El centro cerró 2013 con un gasto de 37 millones de euros superior a lo presupuestado, según los datos que maneja la plataforma.

“Seguimos en una situación crítica, pero muy diferente a la de hace unos meses. El hospital no ha perdido presupuesto”, afirmó Gisela Navarro, teniente de alcalde de Viladecans (PSC). Las asociaciones de vecinos criticaron la forma en la que se aplica la apuesta del Departamento de Salud por la cirugía mayor ambulatoria, aquella que no requiere hospitalización. “Mandan a sus casas a gente recién operada que no tiene a quién recurrir”, denunciaron los vecinos. “No vamos a aceptar que nos obliguen a trasladarnos a otros centros”.