Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV presenta una encuesta que le da la mayoría en las Cortes

Los socialistas tendrían más escaños, pero menos votos que el PP

Los socialistas valencianos dieron a conocer este jueves una encuesta que les situaría como el partido mayoritario en las Cortes Valencianas, a pesar de obtener menos votos que el PP en las próximas elecciones autonómicas. El PSPV, siempre según este sondeo del partido que dirige Ximo Puig, sería el más votado en las provincias de Valencia y Castellón, pero el descalabro en la provincia de Alicante le impediría convertirse en la fuerza mayoritaria en la Comunidad Valenciana.

La encuesta, con una muestra de 1.201 entrevistas telefónicas realizadas entre el 27 de marzo y el 2 de abril, pronostica que, con una participación del 66,9%, el PP conseguiría el 29,8% de los votos y entre 32 y 34 escaños. Los socialistas lograrían el 27,4% de los votos y de 33 a 35 escaños. Compromís se situaría como tercera fuerza política con el 14,6% de los votos y 16 a 17 diputados. Esquerra Unida, con el 10,2% de sufragios y 10 a 11 diputados, quedaría en cuarto lugar, mientras que UPyD superaría por apenas cuatro décimas la barrera del 5% que se exige para poder entrar en el parlamento autonómico y, como mucho, conseguiría cinco diputados. De los resultados de este sondeo se deduce que el PSPV no solo sería la fuerza mayoritaria en las Cortes Valencianas, sino que, además, podría llegar a gobernar con el único apoyo de Compromís sin necesidad de EU.

Los datos

Porcentaje de votos en la Comunidad Valenciana: PP, 29,8%; PSPV, 27,4%; Compromís, 14,6%; EU, 10,2%; UPyD, 5,4%. En blanco, 5,8%. Participación, 66,9%.

Escaños. Comunidad Valenciana. PSPV, 33-35. PP, 32-34. Compromís, 16-17. EU, 10-11. UPyD, 4-5.

Escaños por provincias: Alicante: PP, 12-13. PSPV, 10-11, Compromís, 5. EU, 5. Castellón: PSPV, 9-10. PP, 9. Compromís, 3. EU, 2. Valencia: PSPV, 14. PP, 11-12. Compromís, 8-9. Esquerra Unida, 3-4.

El sondeo, que reconoce un margen de error del 2,9%, tiene algunas notas interesantes, especialmente por lo que se refiere a la provincia de Alicante, donde los socialistas se encuentran por debajo del PP. En la encuesta no figura, pero parece obvio que los resultados del PSPV en la capital de la provincia y en Elche están muy lejos de ser los mejores. La crisis en la segunda y tercera ciudad de la Comunidad Valenciana pasa factura a los socialistas.

En Alicante, los socialistas son incapaces de sellar sus ya crónicas fracturas internas, mientras que en Elche la personalidad de la alcaldesa, Mercedes Alonso, unida a la situación personal del exalcalde socialista Alejandro Soler, pasa factura. Por el contrario, en la provincia de Valencia los socialistas se recuperan, al igual que en Castellón. En ambas provincias se convertirían en el partido más votado.

Del análisis de la encuesta se deduce que Compromís, que obtendría un magnífico resultado, pasando de los actuales seis diputados a 16 o 17, se queda estancado en un porcentaje de voto que se sitúa alrededor del 15%. Lo mismo se puede decir de Esquerra Unida que, en su estimación más alta, llega al 12%. UPyD confirma su entrada en las Cortes Valencianas y, tanto en la encuesta presentada ayer por el PSPV como en el resto de las conocidas, se observa un claro trasvase de votos de los populares hacia la formación magenta que lidera Rosa Díez.

Ximo Puig ganaría en Valencia y Castellón, pero no en Alicante

Todos los sondeos conocidos desde el pasado octubre, cuando Metroscopia realizó uno para EL PAÍS, hasta el actual, constatan la existencia de una corriente de fondo que augura un cambio en la Generalitat en las próximas elecciones autonómicas a favor de la izquierda.

El sesgo partidista que pueda tener el presentado ayer por los socialistas no modifica el resultado final; salvo el hecho de presentar al PSPV como el partido mayoritario en las Cortes. Cuestión fundamental a la hora de negociar el reparto del poder entre el más que probable tripartito. La mejor encuesta, sin embargo, se verá dentro de un mes. Las elecciones europeas, pese a la baja participación, siempre serán más representativas que un sondeo.