Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Orquesta Joven de la Sinfónica renueva su energía al cumplir 20 años

Conciertos en A Coruña y Santiago celebran las dos décadas de un gran proyecto pedagógico

James Ross, que vuelve a dirigir la Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia
James Ross, que vuelve a dirigir la Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia

La Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia concluye con dos conciertos -este domingo 20 en Santiago y el lunes en A Coruña- su encuentro de primavera de este curso No se trata de un encuentro más, ninguno lo es; pero este resulta muy especial. Primero, por conmemorarse el vigésimo aniversario de la puesta en marcha del proyecto educativo orquestal de la Orquesta Sinfónica de Galicia y además porque la Joven está siendo dirigida por quien, trabajando como principal de trompas de la Sinfónica, marcó toda la filosofía y espíritu de trabajo que la ha hecho ser un referente en España, James Ross.

El proyecto, que nació durante los primeros meses de 1994 -menos de dos años después del concierto de presentación de la Sinfónica- ha tenido varios nombres a lo largo de estos veinte años. Tras la primera selección de alumnos para lo que se llamó Cursos de Práctica Orquestal, celebrados con dirección de Joan Enric Luna, llegaron los tres primeros encuentros en mayo, septiembre y octubre.

El mismo año asume la responsabilidad David Quiggle, entonces violista de la OSG, empezando así una actividad pedagógica de gran altura que se ha venido desarrollando en instituciones como la Escuela Superior de Música Reina Sofía, de Madrid, o Musikene, en San Sebastián. El proyecto pasó a llamarse Escuela de Práctica Orquestal en el curso 1995-96 bajo la coordinación artística de James Ross, director del encuentro que culmina en el concierto del lunes 21. Quiggle recuerda estos inicios: “La escuela empezó siendo bastante pequeña e hicimos sobre todo música de cámara y clases individuales. Cuando llegó Jim [James Ross], se vio la posibilidad de hacer algo más grande: una orquesta de jóvenes, ya en condiciones, y llegó el apoyo institucional". Quiggle se muestra “orgulloso de haber formado parte del nacimiento de un programa de orquesta joven que ha llegado a ser referencia no solo en Galicia, sino a nivel nacional y hasta europeo. ¡Cuántos profesionales de primer nivel se han formado en ella!, Y todo, gracias al esfuerzo de Jim y de Enrique” [Rojas, gerente de la Orquesta Sinfónica de Galicia de 1993 a 2000].

Desde el siguiente curso, Ross contó como asistente con Petur Eiriksson, solista de trombón bajo de la OSG, y ambos permanecieron hasta el curso 1997-98. Fueron los años en que se marcó la impronta que caracterizará el proyecto. Fernando Buide, reciente ganador del premio de composición AEOS-BBVA, destaca alguna de las cualidades de Ross: "Tiene una intuición y conocimientos musicales como vi en pocas personas: siempre le vi analizar con una profundidad insospechada y aportar soluciones brillantes y concretas a los intérpretes, mostrando cómo está interconectado el trabajo de todos y desarrollando un sentido de la escucha en un grupo grande”. Buide, antiguo alumno de la Joven, es también el autor de Lingua de escuma, obra para coro infantil y orquesta sobre un texto de Javier Vizoso que se interpreta en estos conciertos.

Nuevos capitanes en rumbo idóneo

La carrera de Ross como director ha continuado con éxito; como profesor de dirección, las más prestigiosas universidades estadounidenses se disputan su presencia. A su marcha dejó bien marcado el rumbo a seguir y los veinte años de la OJSG muestran la vigencia de su trabajo y el vigor y rentabilidad social de los proyectos de la Orquesta Sinfónica de Galicia. Dos músicos de la OSG se hicieron cargo de la Joven a la marcha de Ross, el solista de clarinete Vicent Alberola y el entonces violinista Rubén Gimeno (actual titular de la Orquestra Simfònica del Vallès), que declara: “James ideó y asentó las bases de lo que hoy conocemos, 20 años después. Han pasado diferentes directores, pero creo que todos, de alguna manera, nos impregnamos del mismo espíritu de amor por la música y de la ilusión por transmitir a los jóvenes ese amor. Mi proceso evolutivo como músico no lo entiendo sin la OJSG”.

En 2002 nace el nombre actual, Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia, con el que protagoniza actuaciones con gran repercusión, como la de julio de 2003 en la plaza del Obradoiro acompañando a Montserrat Caballé; o en el Concierto de las Velas de Pedraza (Segovia), en el festival Via Stellae, o como orquesta de foso en el Festival Mozart (Gli Amori d'Apollo e di Dafne, en 2004) y el Festival de Ópera de A Coruña (Don Pasquale, en 2007; I puritani, en 2009). El proyecto se refuerza y llegan las actuaciones de directores como Michael Gilbert, de la Filarmónica de Nueva York, James Judd, o el maestro Alberto Zedda. Un prodigio, este último, de eterna juventud y fuente de energía siempre renovada, que se retroalimenta y multiplica en el trabajo con los jóvenes.

Gimeno volvió, esta vez junto a Alejandro Sanz, ambos como directores de la OJSG desde el curso 2004-05 hasta el 2006-07. David Ethève, principal de chelos de la OSG, se incorpora como director artístico, con José Antonio Trigueros y Rafael Muñoz como coordinadores pedagógicos, hasta el curso 2009-10. El proyecto no ha parado de crecer y junto a la Joven Orquesta brotaron el Coro de la OSG, el Coro Joven, el Coro de Niños y, última rama nacida hasta ahora de este frondoso árbol pedagógico-musical: la Orquesta de niños de la OSG.

Enrique Iglesias Precedo, violinista de la OSG y actual codirector de la ONSG junto a Jorge Montes, recuerda que “los comienzos fueron duros. Faltaban alumnos, sobre todo de las secciones de cuerda. En esos momentos, algunos profesores nos sumábamos como refuerzos para ampliar un poco la plantilla. En este sentido la creación de la Orquesta de Niños de la Sinfónica ha sido un importante respaldo en lo que se refiere a las secciones de cuerda que por naturaleza propia constituyen la columna vertebral de una orquesta sinfónica”.

Y Galicia exporta talentos

Veinte años después de su creación se puede apreciar mejor esta labor de formación y sus frutos; no es el menor la implicación en la vida musical de una buena parte de los ciudadanos coruñeses a través de sus familiares más jóvenes como miembros de los diferentes proyectos de la OSG. Pero el más notable es la creación de una pléyade de jóvenes instrumentistas gallegos y de otros lugares de España que, gracias a su formación en la OSG, están trabajando en grandes orquestas de España y Europa, como Bárbara Veiga, contrabajista de la Orquesta Nacional de España; Gustavo Castro y Xulio Varela, coprincipales de trompa en la Orquesta de Extremadura; Roberto, Baltar oboe de la NDR Radiophilharmonie; Santiago Blanco, trombón en la Orquesta Sinfónica de Navarra o, como oboes de la Gustav Mahler durante la presente Gira de Pascua, Mª José Rielo Blanco e Iria Folgado; esta, aún alumna de la OJSG.

Las declaraciones de Carlos García Amigo, violonchelista de la Real Filharmonía de Galicia y alumno de aquella primera promoción de la EPO, inducen a la reflexión: “Mis recuerdos no pueden ser más gratos: formamos la primera promoción de un proyecto muy ilusionante por el que muchos apostamos; y desde la OSG apostaron por nosotros. Hay que destacar a James Ross, que fue capaz de canalizar ese flujo de iusión colectiva hasta alcanzar unos estándares de calidad muy dignos para la época de la que hablamos. El proyecto está muy consolidado, si bien es cierto que hoy en día hay una sobreoferta de proyectos orquestales para jóvenes y llegan a solaparse, dado que muchos alumnos pertenecen a varios de ellos. Pienso que es muy importante que cada proyecto realmente encuentre su verdadero espíritu, objetivos y razón de existir”.

En los conciertos que cerrarán este histórico encuentro dirigido por James Ross se tocará el siguiente programa: Concierto para clave nº 1 en re menor de J.S. Bach, interpretado por la Orquesta de Niños, con Luka Hauser al piano; Lingua de escuma, de F. Buide, con el Coro de Niños de la OSG y la Sinfonía nº 10 en mi menor d