Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO amenaza a los huelguistas de Panrico con retirar la impugnación

El paro de la fábrica de Santa Perpètua cumplió seis meses el domingo

Los trabajadores insisten en no aceptar despidos y piden más indemnizaciones

Trabajadores de Panrico en huelga en la fábrica de Santa Perpetua el pasado noviembre.
Trabajadores de Panrico en huelga en la fábrica de Santa Perpetua el pasado noviembre.

La huelga de la fábrica de Panrico en Santa Perpètua de Mogoda cumple seis meses y sigue enrocada. Los huelguistas rechazaron tajantemente la última propuesta de mediación de la Generalitat, que rebajaba los despidos a 93, pero que contaba con el beneplácito de la dirección de CC OO, que intentó forzar un referéndum para que saliera adelante. La cúpula del sindicato mantiene una dura pugna con los trabajadores en huelga que se niegan a aceptar ningún despido o –dicen algunas voces— que si se acaban produciendo se indemnicen con 45 días por año.

Las discrepancias entre huelguistas y CC OO se han traducido en una amenaza por parte de la dirección: o aceptan los 93 despidos que propone el Gobierno catalán o el sindicato retirará la impugnación del ERE que fue aplazado y está previsto que juzgue la Audiencia Nacional el próximo 6 de mayo. Para advertir de la amenaza, el secretario de Acción Sindical de CC OO en Cataluña, el secretario general de la federación de Agroalimentaria y un alto representante de la organización en Madrid reunieron el pasado jueves a sus afiliados en la fábrica. Fue una reunión tensa pero no se llegó a las manos, como ha pasado en otras ocasiones durante el conflicto, explican algunos asistentes ante el silencio de los dirigentes.

Los huelguistas se aferran al juicio de la Audiencia como su esperanza de que la Justicia cuestione un expediente que contempla 745 despidos en todas las plantas de Panrico en España hasta 2016 pero que se ceba especialmente con la de Santa Perpètua. Llegado el caso de que CC OO retirara la impugnación, el juicio podría celebrarse igualmente, porque también el sindicato CGT impugnó el ERE. Los trabajadores están convencidos de que una sentencia favorable (que fijara mayores indemnizaciones o que tumbara el expediente) les daría la victoria en este largo conflicto; e igual piensa la dirección de Panrico, cuyo consejero delegado, Carlos Gila, no se cansa de recordar que los empleados de Santa Perpètua tienen las mejores condiciones laborales y salariales del grupo y de advertir de que su paciencia y la de la propiedad, el fondo Oaktree, tienen un límite.

En paralelo a la espera del juicio, los trabajadores que mantienen la huelga siguen organizando actos para hacer visible su paro: participan en manifestaciones y protestas de otros trabajadores, organizan mercados para nutrir la caja de resistencia, o dan a conocer la resolución de la Inspección de Trabajo que afirmó que Panrico vulnera el derecho de huelga porque vende en Cataluña Donuts y Bollycaos producidos en otras fábricas.

Tras seis meses de huelga hay cansancio y los ánimos dependen del resultado del juicio de Madrid, aseguran fuentes del comité de apoyo de la huelga. Además del juicio de Madrid, las partes también están pendientes de la resolución de la vista que se celebró en los juzgados de Sabadell en la que la empresa denunció a los trabajadores por huelga ilegal. La defensa argumentó que el ERE modifica las condiciones del convenio vigente en la fábrica de Santa Perpètua de Mogoda, porque el acuerdo del convenio ya supuso despidos y una rebaja salarial, pero se firmó a cambio, precisamente, del compromiso de la empresa de no despedir ni tocar sueldos durante su vigencia.