Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía no aprecia delito en la publicación de ‘Cásate y sé sumisa’

El ministerio público censura la visión que el libro ofrece sobre las mujeres

Un cliente de una librería de Sevilla hojea el libro 'Cásate y sé sumisa'. Ampliar foto
Un cliente de una librería de Sevilla hojea el libro 'Cásate y sé sumisa'.

La polémica publicación del libro Cásate y sé sumisa, de la editorial Nuevo Inicio del Arzobispado de Granada, ha terminado su recorrido por los tribunales. La fiscalía ha archivado la investigación al no apreciar delito, aunque reconoce que el contenido del libro es “poco acorde con el papel de la mujer en la sociedad actual”.

Así contesta el ministerio público al Consejo Municipal de la Mujer de Granada, compuesto por 67 asociaciones, que fue el que trasladó el caso a la fiscalía. La sección de violencia de género de la fiscalía inició una investigación el pasado mes de enero y la archiva ahora puesto que la edición y publicación del libro no constituye “ilícito penal”. La autora del polémico libro, la italiana Constanza Miriano, detalla en una serie de cartas dirigidas a sus amigos la visión que tiene del matrimonio: el éxito se basa en la sumisión de la mujer al marido.

La fiscal delegada Susana Vega recuerda que para que los actos de violencia sobre la mujer incidan en el ámbito de la ley es preciso que tengan como sujeto activo en todo caso a un hombre y que el sujeto pasivo sea siempre una mujer y que entre ambos exista o haya existido una relación matrimonial o similar de afectividad, aun sin convivencia. “Evidentemente no aparece en la conducta denunciada”, explica en el decreto.

Tampoco considera que tenga fines publicitarios definidos en la ley, sino que es “una manifestación de una ideología religiosa” y está dirigido especialmente a aquellas personas que “poseen tales creencias”. La imagen que se ofrece de la mujer tampoco se puede incluir en los supuestos de publicidad ilícita.

En el libro, como recoge el decreto de archivo fechado el 26 de marzo, se recogen numerosas expresiones polémicas: “De la mujer, en primer lugar, es de la que depende la vida o la muerte del matrimonio. Sé buena, dulce, con un corazón abierto, sumisa no en la lógica del dominio y por tanto de la violencia y la obligación, sino en la del servicio espontáneo, voluntario (…) nuestro primer deber es nuestro marido y nuestros hijos. Si solo acoges aquello que es conforme a ti, aquello que tú piensas, no estás casada con un hombre sino contigo misma. En lugar de hacer eso, debes someterte a él”.

Su publicación levantó un gran revuelo y cosechó críticas de todos los partidos políticos, además de colectivos, asociaciones e instituciones, e incluso la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, pidió su retirada. Pese a ello, el Arzobispado de Granada no cambió su postura ya que sostuvo desde el inicio que la polémica es “ridícula e hipócrita” y que el libro es una obra “evangelizadora” que no promueve ni justifica ningún tipo de violencia contra la mujer.

La obra no fue retirada y logró disparar sus ventas. Es más, el Arzobispado lanzó una segunda parte, Cásate y da la vida por ella, dirigido a los “hombres de verdad” y escrito igualmente por Miriano.

El grupo Anonymus llegó a piratear la página web del arzobispo de Granada. Pero Francisco Javier Martínez no se asusta por las polémicas ni la deriva judicial de sus acciones. De hecho, en 2007, se convirtió en el primer prelado español en sentarse en el banquillo de los acusados. Un sacerdote lo llevó a juicio por injurias y calumnias. La publicación del libro no tendrá, por ahora, ese recorrido judicial.