Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RUMBA

Sin artificio

"Estopa a solas" es una de las mejores maneras en las que el grupo puede explicarse

El artificio y la épica están en las antípodas de la mirada franca, de la reflexión a pie de acera, de la lógica del ciudadano común, del trabajador ajeno a una estilizada poética que acude a un espectáculo para encontrar las claves que le explican como persona y/o ciudadano. Esa explicación ha de ser directa, simpática y sin más aspiración que volar justo a la altura necesaria para tener un poco de perspectiva, aunque sin jamás perder de vista el suelo.Siendo Estopa lo que son, un grupo cuya poética callejera no necesita traducción, su espectáculo Estopa a solas es una de las mejores maneras en las que el grupo puede explicarse. En consonancia con ello, su primer concierto en Barts fue un exitazo.

Estopa

Sala  Barts

Barcelona

10 Abril 2014

Nada complicado en el espectáculo: dos voces, dos guitarras y un ramillete de 20 canciones, alguna de ellas ausentes del repertorio desde hacía mucho tiempo. Escenografía de callejón, tres trucos para establecer aún más relación con los espectadores, a alguno de los cuales se les invitó a subir a escena para participar desde allí en el concierto, y rumbita sin grandes aspavientos. Ya de entrada un aviso, ni Jose ni aún menos David, son Mark Knopfler, recordaron ellos, aunque en realidad no era precisa la puntualización, humorística, dado que el gran activo de Estopa nunca ha sido el virtuosismo, sino la franqueza. Y fue esa franqueza la que pautó una noche triunfal.

Lo fue porque sus fans los vieron de cerca, porque las canciones sonaron desnudas, tal y como suenan al nacer, o como cuando Estopa aún no eran conocidos más que por sus padres y compañeros de la Seat, porque David y Jose se explicaron con la lógica y el humor de Cornellá, y porque la simplicidad se explica mejor con sencillez. Por eso Estopa triunfaron, por eso sus canciones, todas, fueron cantadas al unísono por la platea, enmudeciendo casi a un dúo que lejos del rock, de las bandas y de los experimentos, encuentra en este formato la mejor manera de mirar a la cara a sus seguidores. Sin artificio.