Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputado el expresidente del Valencia Juan Soler por intento de secuestro

El promotor ha declarado esta mañana tras ser detenido por una tentativa de rapto

La víctima es el también exdirigente del equipo Vicente Soriano, que debe dinero a Soler

El expresidente del Valencia CF Juan Bautista Soler ha sido puesto en libertad tras ser detenido por intentar secuestrar a Vicente Soriano, otro exdirigente del club. Soler fue arrestado el martes por la Policía Nacional, pasó la noche en dependencias policiales y esta mañana ha sido interrogado por el titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia.

El juez ha decretado la libertad con cargos de Soler, al que imputa una supuesta tentativa de secuestro. Como medidas cautelares, le ha impuesto la comparecencia periódica ante el juzgado, la prohibición de abandonar el territorio nacional y una orden de alejamiento de 15 metros respecto de la víctima, Vicente Soriano, que tiene su domicilio muy próximo.

Junto a Soler ha sido detenida una segunda persona cuya identidad no ha sido facilitada y a la que se acusa del mismo delito. Los dos se han acogido a su derecho a no responde a las preguntas del juez. La fiscalía no ha pedido el ingreso en prisión y el magistrado ha decretado el secreto de las diligencias.  

Soriano y Soler, en una imagen de archivo.
Soriano y Soler, en una imagen de archivo.

El expresidente valencianista ha abandonado los juzgados de Valencia al filo de las dos de la tarde, acompañado de un abogado y de uno de sus hijos. Rodeado de cámaras y periodistas, Soler se ha alejado sin realizar ninguna declaración.

El promotor inmobiliario Juan Bautista Soler dirigió el club entre octubre de 2004 a marzo de 2008. Desde el Valencia CF impulsó la construcción del nuevo estadio y el desarrollo de una nueva ciudad deportiva en Riba-roja, y por la gran deuda que dejó al salir de la dirección del club.

El 18 de septiembre de 2008, Soler vendió a Soriano 70.889 acciones por 85 millones de euros que tenía que satisfacer en cuatro pagarés. La intención de Soriano, que dirigió el club de 2008 a 2009, era vender estas acciones al grupo inversor uruguayo Dalport, pero la Generalitat maniobró para que el club no cayese en manos de una entidad de dudosa reputación.

Tras la dimisión de Soriano, Bancaja, principal acreedora del club (le debía 240 millones), propuso un consejo de administración con un núcleo duro compuesto por Manuel Llorente, que regresaría al club como presidente.

Llorente realizó una ampliación de capital de 92 millones en junio de 2009 que redujo el valor del paquete que había adquirido Soriano, lo que provocó la espantada de Dalport de la operación. Ante esa situación, Soriano no pagó a Soler. El pasado 11 de febrero el Tribunal Supremo ratificó una condena por la que tenía que pagar 39 millones a Soler por incumplimiento de contrato.

Más información