Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo promete ayudas para pagar la luz y dar empleo a los más pobres

El presidente culpa al BNG del déficit de tarifa y del incremento en la factura eléctrica

Fue durante otro áspero debate en el hemiciclo, en el que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, llegó a leer párrafos del programa electoral de Anova para las elecciones europeas y a culpar al BNG de la subida de la factura de la luz en España entre 2005 y 2011. “Dejaron un pufo de 26.000 millones”, dijo atribuyendo el déficit de tarifa energética —generado desde el primer Gobierno de Aznar hasta 2013— al portavoz nacionalista, Francisco Jorquera.

“Admito mis errores como ministro de Industria”, respondió irónicamente Jorquera desde su escaño. En ese contexto preelectoral, con las europeas a la vuelta de la esquina y la oposición preguntando por el incremento de la pobreza en Galicia que constatan los informes de Cáritas, del Instituto Galego de Estadística y del propio Valedor do Pobo, Feijóo lanzó ayer dos anticipos de lo que será su política social en los próximos meses.

El BNG le animó a prohibir que se pueda cortar la luz a las personas más vulnerables, como hizo Cataluña. El presidente evitó asumir ese compromiso pero prometió un “ticket energético para que las familias con ingresos inferiores al IPREM [el equivalente al salario mínimo profesional, 532,51 euros al mes] con cargas familiares tengan una rebaja de su tarifa eléctrica financiada por la Xunta”. Feijóo no detalló las minúsculas ni el presupuesto que conllevará el plan que ultiman las consellerías de Benestar e Industria. Para hacer ver que “sí defiende los intereses de Galicia”, anunció que planteará la reunión de la comisión bilateral con el Ejecutivo de Rajoy para afearle la última ley eléctrica.

No fue el único anuncio que dejó la sesión de control al Gobierno. La Consellería de Traballo e Benestar dedicará desde mayo tres millones de euros para que 500 perceptores de la Renta de Integración Social ( Risga, la ayuda que cobran los que ya no tienen nada) puedan compatibilizar ese subsidio con un trabajo. En su turno, el portavoz socialista, José Luis Méndez Romeu, trazó un durísimo diagnóstico de la política social de estos cinco años de Feijóo: “Hay menos camas hospitalarias, menos médicos, menos asistencia sanitaria y más pagos por los usuarios, menos profesores, el gasto por alumno bajó un 17% y las becas se reducen, desmontan los servicios sociales municipales, suben tasas, bajan los servicios y congelan las pensiones y privatizan los servicios”. El presidente alegó que la legislatura anterior fue juzgada en las urnas y presumió de haber aumentado escuelas infantiles, ayudas por dependencia y residencias de mayores.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >