Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urkullu defiende mantener la inversión pública en la Renta de Garantía de Ingresos

Apuesta por lograr el objetivo de llegar a un acuerdo político sobre acción social

Iñigo Urkullu, en el centro, durante la jornada de Elkargune.
Iñigo Urkullu, en el centro, durante la jornada de Elkargune.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha abogado este lunes por "reforzar la legitimidad de la inversión pública" en Renta de Garantía de Ingresos (RGI), frente a quienes la cuestionan por insuficiente y los que critican ese gasto en colectivos como los inmigrantes. Urkullu ha inaugurado una jornada sobre los 25 años de ayudas sociales en Euskadi, al que también han asistido el ex jefe del Gobierno vasco José Antonio Ardanza, y el director de Lanbide, Adolfo Alustiza.

En su intervención, el lehendakari ha asegurado que la RGI, "es un patrimonio colectivo que pertenece a toda la sociedad vasca", representa "una seña de identidad" que diferencia a Euskadi de otras Comunidades autónomas y "es el sostén de la cohesión social".

La Renta de Garantía de Ingresos, ha añadido, "forma parte del ADN público" vasco y que permite garantizar la protección social ya que permiten "mantener a miles de familias fuera de los umbrales de la pobreza". Sin embargo, Urkullu ha advertido de que la legitimidad de esa inversión hoy "no está garantizada" debido a "la acción de dos fuerzas opuestas que se retroalimentan".

En concreto, ha criticado a "quienes restan su valor y eficiencia" cuando denuncian "permanentemente su insuficiencia" y por otro lado, ha citado a "quienes critican ese gasto en determinados colectivos, sobre todo personas inmigrantes o en riesgo de exclusión".

Concentración de 20 personas en protesta por los recortes sociales

Frente a esos ataques, Urkullu ha pedido valorar como necesaria la inversión en RGI y "sacarla del debate 'cortoplacista' y oportunista". Además, el lehendakari ha adelantado que, después de lograr acuerdos políticos para la estabilidad institucional, la reforma fiscal y el Programa Marco por el Empleo y la Reactivación económica, ahora el Gobierno vasco afrontará "el reto de consensuar políticas sociales" a medio y largo plazo.

Así, ha confiado en lograr ese objetivo de poder llegar a un acuerdo político sobre acción social y ha expresado sentirse orgulloso "del compromiso de solidaridad demostrado por la sociedad vasca con la población más desfavorecida". Con ese objetivo, Urkullu ha dicho que la responsabilidad será ahora "mantener de forma sostenible el sistema vasco de protección social" que comenzó a andar hace 25 años, cuando Euskadi afrontaba la crisis de los 80.

Entonces, las instituciones vascas decidieron hacer "la política de las dos manos" que supuso, "apostar por la política industrial para reactivar la economía y favorecer la creación de nuevos sectores" productivos, así como impulsar "un plan de ayuda contra la pobreza".

Urkullu ha instado a mantener ese modelo que ha funcionado para desarrollar la actividad económica y ha permitido que ahora la tasa de desigualdad y de desempleo sean "menores" que en otras comunidades, de manera que "una sociedad más solidaria ha impulsado una Euskadi en crecimiento".

En el exterior de la Universidad de Deusto, donde se estaba desarrollando esta jornada, una concentración de una veintena de personas en nombre de diversos colectivos sociales de Bizkaia ha denunciado "los continuos recortes en las ayudas sociales por parte del Gobierno vasco y las malas prácticas de Lanbide" que retrasan o impiden que las familias afectadas reciban las prestaciones que les corresponden.