Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ribera denunciará ante la Unión Europea el nuevo plan del río Júcar

La Mesa del Xúquer convoca movilizaciones que culminarán en una concentración el 28 de junio en Valencia

Asistentes a la reunión de la Mesa del Xúquer celebrada en Sueca.
Asistentes a la reunión de la Mesa del Xúquer celebrada en Sueca.

El nuevo plan de cuenca del río Júcar, y el protocolo firmado por el Gobierno del Estado y la Generalitat Valenciana para abrir un nuevo trasvase al Vinalopó, han encendido a la comarca de la Ribera. La Mesa pel Xúquer acordó este sábado denunciar las decisiones de ambas administraciones ante la Unión Europea. Lo harán desde tres frentes: las organizaciones agrarias, de regantes, ecologistas, políticas y sindicales; los ayuntamientos, y desde iniciativas personales.

Este acuerdo, adoptado en Sueca, también abre la posibilidad de presentar quejas ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo. Tras la asamblea, la Mesa del Xúquer anunció el inicio de movilizaciones en los próximos meses en El Palmar y Sueca que concluirán con una concentración de protesta en Valencia, prevista para el 28 de junio

Regantes, ecologistas, asociaciones ciudadanas, sindicatos, partidos políticos y representantes institucionales de municipios de la comarca que conforman la Mesa pel Xúquer rechazan de plano el nuevo plan de cuenca. “Es el principio del expolio del río y nos deja peor que en 1998”, afirmó Paco Sanz, portavoz de Xúquer Viu.

Los intregrantes de la Mesa interpretan que el plan hidrológico de la cuenca vulnera la Directiva Marco del Agua (DMA) europea e “hipoteca el futuro del río y de l’Albufera, por cuanto no garantiza los caudales ecológicos mínimos para su supervivencia”, según señaló Sanz. El portavoz de Xúquer Viu añadió: "Además, se asigna una reserva de 100 hectómetros, sobre los 400 que tenía, a la Mancha Oriental, cuando el borrador del plan establecía 65 hectómetros cúbicos”.

El protocolo firmado entre el Gobierno y el Consell es una hoja de ruta que en seis meses deberá revisar el trasvase de agua de riego para el Vinalopó desde el azud de la Marquesa, situado en el término de Cullera. Considera "provisional" esta conducción, según advirtieron ayer en Sueca. En el nuevo plan se asignan 12 hectómetros cúbicos de agua, como mínimo, para el consumo humano en el Vinalopó mientras las poblaciones de la Ribera deberán pagar o permutar con los regantes el propio suministro de uso doméstico. Se abre la puerta a que la hipotética transferencia futura pueda hacerse desde Cortes de Pallás o Antella.

La conducción de agua de riego del Júcar al Vinalopó desde Cullera fue financiada por la Unión Europea con 120 millones de euros con la finalidad de potenciar la recuperación de los acuíferos y garantizar la supervivencia sostenible del río, de la comarca de La Ribera y del lago de l'Albufera.