Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IV Encuentro Técnico sobre Personas Desaparecidas

Etxebarria reclama el acceso de los forenses a la base de datos policial

Euskadi registra 3.500 denuncias de desapariciones al año, de las que el 97% se resuelven

Los padres de Hodei Egiluz, a la izquierda, escuchan la intervención de la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, en el IV Encuentro Técnico sobre Personas Desaparecidas.
Los padres de Hodei Egiluz, a la izquierda, escuchan la intervención de la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, en el IV Encuentro Técnico sobre Personas Desaparecidas. EFE

El antropólogo forense Francisco Etxebarria, ha reclamado este jueves que los forenses puedan acceder a la base de datos policial común sobre desapariciones que existe en España al considerar que pueden aportar datos que faciliten y aceleren las identificaciones de cadáveres. Etxebarria, profesor de Medicina Legal en la Universidad del País Vasco (UPV) ha resaltado que si no se introducen datos nuevos -concretamente post mortem- en dicho archivo, se pueden dar situaciones en las que se tarda años en relacionar un cadáver con una denuncia por desaparición.

Etxebarria, quien ha participado en casos de identificaciones de la guerra civil, y más recientemente, en la identificación de los niños cordobeses Ruth y José, ha intervenido en el IV Encuentro Técnico sobre Personas Desaparecidas que se celebra en Arrigorriaga.

Euskadi registra 3.500 denuncias de desapariciones al año, de las que el 97% se resuelven, bien porque aparece la persona desaparecida o porque los cuerpos policiales o dotaciones de búsqueda la encuentran. De las 3.500 denuncias, el 68% corresponden a menores fugados de centros de internamiento que, además, son reincidentes.

La consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia ha transmitido un mensaje de recuerdo y solidaridad hacia las familias de los jóvenes vascos Hodei Egiluz y Borja Lázaro, desaparecidos en Bélgica y Colombia, respectivamente, en la inauguración del encuentro. Beltrán de Heredia ha destacado en su intervención que las desapariciones constituyen una "preocupación de primer orden" tanto para la Ertzaintza como para el Gobierno Vasco y ha ensalzado también la labor que realizan los movimientos sociales y los medios de comunicación para que estos casos "no caigan en el olvido".

El periodista Paco Lobatón reclama a los medios "el deber social" de informar sobre los desaparecidos de forma digna y prolongada

Etxebarria se ha referido en su ponencia a los casos de desaparición forzada de personas con indicios de criminalidad y ha citado ejemplos en los que la "propia acumulación de papeles" del proceso judicial junto al "oscurantismo del secreto de sumario" hace que se queden meses sin resolver procesos que "si se miran bien, ya están resueltos". El forense ha comentado la investigación sobre la desaparición de los niños Ruth y José, por la que se condenó a su padre, y tras alabar el trabajo realizado por la policía nacional, ha recordado que un profesional de este cuerpo "se equivocó" en la identificación de unos restos óseos y los atribuyó a unos animales. Finalmente, el propio Etxebarria examinó estos restos y determinó que pertenecían a los niños. "Lo que me extrañó de este asunto es que nadie releyera los informes y se diera cuenta del error", ha manifestado.

En otro momento de su disertación, este forense también ha hablado de un "nuevo espacio relacionado con los Derechos Humanos" que se ha creado alrededor de los desaparecidos y que es el derecho del muerto a ser tratado conforme a su religión y sus costumbres, y a ser devuelto a sus familiares. En este punto ha advertido sobre el "problema" que se puede crear dentro de unos años con los inmigrantes que mueren al alcanzar la costa española y son enterrados sin identificar y sin saber su procedencia.

Durante el encuentro también se ha celebrado una mesa de análisis sobre el tratamiento informativo de los medios de comunicación en los casos de desaparición, en la que ha intervenido el periodista Paco Lobatón, quien dirigió el programa de televisión ¿Quien sabe dónde?.

Lobatón ha hecho una reflexión muy crítica hacia los medios, de los que ha dicho que "sacan partido de una historia dramática, pero sólo se centran en el tema de una forma esporádica y para ganar a la competencia". En su opinión, los medios, principalmente los públicos, tienen el "deber social" de tratar estos casos de forma "digna, respetuosa y prolongada en el tiempo" para conseguir "implicar y conmover a la sociedad con estos casos, sin caer en el amarillismo".