Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Jaén el hombre acusado de matar a su mujer en Barcelona

El sospechoso, con numerosos antecedentes, apuñaló presuntamente a su pareja y huyó de la casa

Juan José Fernández, detenido hoy por la muerte de su pareja
Juan José Fernández, detenido hoy por la muerte de su pareja

Por la mañana, y por la espalda, varios agentes de la Guardia Civil se acercaron este lunes a Juan José Fernández, de 56 años. El hombre acababa de salir de un piso, y caminaba por las calles de Mengíbar, en Jaén. Allí huyó el viernes desde Barcelona, tras apuñalar, presuntamente, a su mujer, María Dolores, de 54 años, en el barrio del Besòs, hasta matarla.

El detenido es originario de Alcalá el Real, en la misma provincia, por lo que la policía catalana avisó el mismo viernes a la Guardia Civil de que el hombre podría haber huido hacia esa localidad. Tras diversas indagaciones, la benemérita descubrió que estaba en casa de unos conocidos, en el municipio vecino. A pesar de su currículo delictivo —26 antecedentes, entre ellos homicidio, agresión sexual y violencia en el ámbito familia— el sospechoso no opuso resistencia al ser detenido.

Fernández está acusado de haber matado la mañana del viernes a su mujer, en la casa en la que vivían ambos, en el número 355 de la calle de Bolívar. Por la mañana, uno de los hijos de María Dolores, que duerme al lado de la habitación matrimonial, golpeó la pared varias veces para que el acusado bajase la voz a la televisión, que tenía demasiado alta. El joven, de 22 años, no le dio más importancia, y siguió durmiendo. A las diez, cuando ya se puso en marcha, encontró a su madre muerta en la cama, acuchillada.

A partir de ese momento, se organizó un amplio dispositivo para dar con el homicida. Primero los agentes rastrearon el barrio de la Mina, en Sant Adrià del Besòs, donde vive parte de la familia del detenido, conocida como el clan Granada. De hecho, el 5 de marzo, los Mossos detuvieron a su hermano, a su cuñada, y a cuatro personas más, acusadas de regentar un punto de distribución de droga.

Pero ya no quedaba nadie. La familia de Fernández había huido por miedo a las represalias. Varios vástagos de la mujer —que tuvo tres hijos del detenido y tres de un matrimonio anterior— clamaban venganza. E incluso algunos familiares llegaron a destrozar el piso de un familiar del acusado, aunque la cosa no fue a más. Diversos trabajadores de Emergencias Sociales del Ayuntamiento de Barcelona se encargaron de calmar los ánimos y de hablar con los familiares de la víctima.

La mujer llevaba años con su presunto asesino, según sus familiares. Las peleas eran constantes, pero la pareja siempre volvía a unirse. Incluso los Mossos d’Esquadra denunciaron al hombre por un episodio de violencia, pero la mujer nunca acudió al juzgado para ratificar lo sucedido, por lo que el juez archivó la causa.

Más información