Las llamas se ceban con una de las casas abandonadas de Ferrol Vello

La vivienda estaba vacía y no era de las peor conservadas

Una de las casas abandonadas del barrio
Una de las casas abandonadas del barrio GABRIEL TIZÓN

El fuego se ha cebado con Ferrol Vello, un barrio carcomido por la ruina. Las llamas consumieron esta mañana una vivienda deshabitada y semiruinosa de la calle San Antonio, una de las arterias de subida al barrio portuario. Los bomberos del parque ferrolano recibieron el aviso del incendio cinco minutos antes de las nueve de la mañana y desplazaron los dos vehículos más potentes, el camión escalera y el motobomba urbano ligero (Bull), y a todo el turno de guardia, con 9 efectivos, salvo la persona que permanece en la base coordinando las comunicaciones. Las llamas prendieron en un inmueble de planta baja y un piso que hacía esquina en la calle. El fuego, que comenzó por causas que todavía no se han aclarado aún, generó una potente humareda visible desde el muelle y obligó a los vecinos a cerrar puertas y ventanas hasta el mediodía.

Más información
Otro desplome de una casa agrava la ruina del barrio
Cascos contra la ruina de Ferrol Vello, por L. BUSTABAD

Es habitual, explicaron los bomberos, que personas sintecho se cobijen en las casas abandonadas de Ferrol Vello para pernoctar y enciendan pequeños fuegos para calentarse en las noches más frías, como la pasada, y queden brasas encendidas. No es la primera vez que se produce un suceso similar en el barrio, recuerdan. La vivienda estaba vacía y no era de las peor conservadas de una barriada protegida que está a un paso de la ruina y que, paradójicamente, tiene la consideración de Bien de Interés Cultural (BIC) de la Xunta desde febrero del 2011.

Policía local y nacional, así como efectivos sanitarios se desplazaron a la zona para cortar el paso y asegurarse de que no había heridos. Los bomberos se retiraron diez minutos antes del mediodía, con el fuego ya extinguido por completo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS