Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acusado del homicidio de dos mujeres chinas se declara inocente

El fiscal solicita 28 años, el otro sospechoso no ha podido ser localizado

El acusado durante el juicio
El acusado durante el juicio EFE

El acusado del doble homicidio, con agravante de abuso de superioridad, de dos mujeres chinas, Guang Qu y Kung Yong, en abril de 2009 en un piso de la calle Amado Carballo en Pontevedra ha declarado que no mató a nadie. "No, yo no matar a nadie", aseguró Zhang Hai Jie ante la insistencia del fiscal jefe de Pontevedra, Juan Carlos Aladro, y la acusación particular, ejercida por las familias de las víctimas. Ambos piden para él una pena de 28 años de cárcel.

El acusado, que está siendo traducido por un intérprete, reconoció que aquel domingo, 26 de abril, llegó a Pontevedra acompañado de un segundo individuo, Wen Bin Sun, que está considerado por los agentes de la Policía Científica y la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) como el principal implicado en este caso, pero que no está siendo juzgado porque vive en China y el Gobierno de su país se niega a su extradición a España.

Los dos homicidios, según el escrito de acusación del fiscal fueron cometidos entre el 26 y el 27 de abril de 2009. En esas fechas, el citado Hai Jie se desplazó desde Elche, donde residía habitualmente, hasta Pontevedra, "en compañía de otra persona. Una vez en el inmueble procedieron "a dar muerte por causas que se desconocen a las habitantes del piso, produciéndole asfixia mediante estrangulamiento a Kun Yong y asfixia mecánica por sofocación a Guang Qu, mediante la obstrucción de los orificios de respiración con citas adhesivas de embalaje, que fueron utilizadas igualmente para atar sus piernas". El relato de la acusación añade que "ambas intentaron defenderse, siendo dicha defensa ampliamente superada tanto por Zhang Hai Jie como por la otra persona de la que estaba acompañada".

Su abogado defensor sostiene que "le trajeron a Pontevedra con un engaño, él fue utilizado". Una vez en la ciudad, reconoce que sí entró al piso en el que aparecieron los dos cadáveres, pero niega haber sido el autor material y también que sea cómplice. "Yo no ayudar a matar", sostuvo en la vista oral. Así, explicó que llegaron a la casa en la que las dos víctimas ejercían la prostitución e indicó que su acompañante mantuvo relaciones sexuales con una de ellas. El procesado declaró que él no quiso contratar los servicios de prostitución porque "no tenía dinero" y "estaba cansado" por lo que, después de beber un vaso de agua, se marchó del piso y esperó por su compañero en la calle. Según su declaración, cuando su acompañante bajó, emprendieron el camino de retorno a Elche. Zhang Hai Jie, que está en prisión por un delito de falsificación, utilizaba por aquel entonces documentación identificativa de un amigo porque no tenía carné en España. Además, llevaba dos años viviendo en el país, pero "no hablaba español", sino que aprendió el idioma en la cárcel.

La primera sesión del juicio incluyó la declaración de ocho testigos, entre los que se encontraba el vecino de Poio (Pontevedra) que llegó a declarar como imputado en la investigación para aclarar el doble crimen. Se trata de un amigo de una de las víctimas que entró en el piso y descubrió los cadáveres, aunque no dijo nada porque alegó que tiene "familia" y "no sabía si era una mafia".