Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los correos de Correa

La Policía Judicial revela que empresas de Gürtel prepararon la documentación del pabellón de Jerez en Fitur un mes después de la firma del contrato

La alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo, en un pleno municipal celebrado en mayo de 2013. Ampliar foto
La alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo, en un pleno municipal celebrado en mayo de 2013.

El Ayuntamiento de Jerez firmó en enero de 2004 el contrato con empresas de la red Gürtel para el montaje del pabellón de la ciudad en Fitur sin que las sociedades del entramado que dirigía Francisco Correa hubieran remitido al órgano municipal Instituto de Promoción y Desarrollo de la Ciudad (IPDC) documentación alguna para optar a ser las adjudicatarias del procedimiento público abierto por el Consistorio. La alcaldesa de Jerez y presidenta del IPDC, María José García Pelayo (PP), ordenó la apertura de un procedimiento de urgencia, adjudicó los trabajos y presenció la contratación con las empresas de Gürtel sin que el Grupo Correa hubiera presentado una oferta para hacerse con el servicio.

La Policía Judicial plasma en un informe emitido el pasado 28 de febrero los correos electrónicos que evidencian que las sociedades de Correa formalizaron y entregaron la documentación administrativa que exige la ley un mes después de firmarse el contrato municipal y de celebrarse Fitur.

Un simple cruce de fechas entre la documentación del expediente municipal y los registros informáticos revelados por la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) hace aflorar las supuestas irregularidades. Hay múltiples ejemplos. El 8 de enero de 2004 Pelayo firmó una resolución de Presidencia en la que, como punto primero, declaró “aprobar los pliegos (…) para contratar los servicios para el desarrollo de la Feria Internacional de Turismo”. Sin embargo, según consta en el informe policial, fue el 9 de febrero de 2004, cuando Isidro Cuberos (intermediario entre el Ayuntamiento y las empresas de Grupo Correa), envió un correo electrónico al consejero delegado de Special Events, Pablo Crespo, para presentar “el pliego de condiciones y el presupuesto aceptado”. Seis días más tarde, Cuberos avisó a Crespo de que ya disponía del “pliego definitivo” municipal y le instó a “cerrarlo”.

El 15 de enero de 2004, la regidora del PP, con el visto bueno del secretario municipal, firmó la adjudicación del “lote 1º” de la presencia de Jerez en Ifema a la mercantil Special Events por importe de 162.806,37 euros. Sin embargo, un correo detectado por la UDEF refleja cómo las empresas de Correa remitieron a Cuberos, más de un mes después, el 24 de febrero de 2004 “la proposición económica por importe de 162.806,37 euros” con el fin de presentarse al concurso.

La alcaldesa se apoya en los técnicos municipales

La alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo, se ha apoyado en los técnicos municipales para defender la legalidad de los contratos firmados con las empresas de Gürtel. Subraya que ordenó la apertura del procedimiento de contratación y la adjudicación del pabellón de Fitur con el informe favorable del secretario del Ayuntamiento. Desde el PP provincial y local han defendido la “regularidad” del proceso. El secretario general de los populares gaditanos, Antonio Saldaña, ha distinguido la actuación de Pelayo “de lo que hagan por detrás algunas empresas” y su homóloga en Jerez, Lidia Menacho, ha remarcado “la mala suerte” que tuvo el gobierno municipal del PP de “trabajar con empresas que ahora sabemos que están dentro de una trama”. Los tres partidos de la oposición municipal, PSOE, Foro Ciudadano e IU, exigen a Pelayo que afronte las “irregularidades” detectadas por la Policía Judicial y “depure responsabilidades políticas”.

Casi todas las fechas clave del procedimiento pudieron ser falseadas. El 19 de enero de 2004, el delegado municipal Bernardo Villar, con firma delegada de Pelayo, rubricó los contratos con las empresas de Gürtel, mientras que los registros hechos por la Policía Judicial determinan que el 21 de enero la administradora de las empresas de Correa, Isabel Jordán, dirigió un documento a otra empleada del grupo con el siguiente texto: “Te remito documentos de las dos empresas que nos presentamos al concurso, Special Events y Down Town Consulting. El sobre A contiene los documentos administrativos. Cuando tengas los que nos faltan, poder bastanteado, certificado de estar al corriente con el Ayuntamiento y compulsado los documentos originales, lo metes todo en el sobre A y lo cierras, presentando los tres documentos A, B y C”. Según la UDEF, la carta se imprimió el 25 de febrero a las 18.39.

La Policía Judicial afirma que las fechas “que se hacen constar en los distintos contratos firmados entre las partes (Ayuntamiento y empresas de Gürtel) no se corresponden con la realidad, haciéndose constar las mismas para dar una apariencia de legalidad en el procedimiento llevado a cabo, cuando la realidad es bien distinta”.

La UDEF también describe cómo se elaboraron documentos para dar esa apariencia de legalidad al proceso. En el expediente del caso figura, con fecha 12 de enero de 2004, un escrito con el título “proposición económica para la adjudicación del contrato de servicios para el desarrollo de Fitur 2004”, pese a que el archivo fue creado en realidad, según la policía, el 20 de febrero de 2004 a las 19.47 en un ordenador del Grupo Correa, casi cinco semanas después de que la alcaldesa firmara la adjudicación a las sociedades de Gürtel.

La Policía concluye que “la documentación administrativa” que debió aportar el Grupo Correa “al objeto de presentarse a los concursos” promovidos por el Ayuntamiento de Jerez “fue elaborada y entregada casi un mes después” de la celebración de Fitur. La UDEF añade que el Consistorio “no disponía de documentación alguna con carácter previo a la ejecución de los trabajos que permitiera llevar a cabo un procedimiento de contratación debidamente reglado”.

La alcaldesa de Jerez, María José García Pelayo, comparece hoy en un pleno extraordinario para explicar cómo adjudicó trabajos por valor de 214.027,45 euros a la red Gürtel. Hasta ahora ha defendido que el proceso de contratación fue “impoluto”.

 

Cronología

  • 5 noviembre de 2003. Isidro Cuberos (intermediario entre las empresas de la red Gürtel y el Ayuntamiento de Jerez) diseña en reuniones con empleados municipales la presencia de Jerez en Fitur (según manuscritos remitidos a la Audiencia Nacional).
  • 30 de diciembre de 2003. Francisco Correa negocia con proveedores el montaje de Jerez en Fitur.
  • 8 de enero de 2004. La alcaldesa María José García Pelayo firma la aprobación de los pliegos administrativos que rigen una contratación pública; ordena, con la asistencia y el informe favorable del secretario municipal, la apertura de un procedimiento negociado sin publicidad para la adjudicación del stand de Jerez en Fitur y pide que se soliciten tres ofertas.
  • 12 de enero de 2004. Una empresa de Gürtel paga a un proveedor el 50% del montaje del stand de Jerez en Madrid.
  • 15 de enero de 2004. García Pelayo firma la adjudicación de la presencia de la ciudad en la feria de turismo de Madrid a empresas de Gürtel.
  • 19 de enero. El delegado municipal de Promoción de la Ciudad, Bernardo Villar, con firma delegada por la alcaldesa, rubrica el contrato con empresas del entramado corrupto.
  • 28 de enero-1 de febrero de 2004. Se celebra Fitur.
  • 16 de febrero de 2004. Cuberos remite por correo electrónico a Pablo Crespo (uno de los cabecillas de la trama Gürtel) el pliego del Ayuntamiento de Jerez con las condiciones que debían regir la adjudicación aprobada por el Consistorio un mes antes.
  • 24 de febrero de 2004. Las empresas de la trama Gürtel preparan la propuesta económica que van a incluir en la oferta que remitirán al Ayuntamiento.
  • 28 de febrero de 2014. La Policía Judicial denuncia “irregularidades” en el procedimiento de contratación municipal. La UDEF afirma que Gürtel contrató y pagó el stand de Jerez en Fitur antes de que se llevara a cabo el procedimiento de contratación y que el Ayuntamiento contrató sin que las empresas de Correa hubieran remitido documentación alguna para optar al proceso de adjudicación.