Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament desestima el proyecto de dos plantas de biomasa en Lleida

La diputada de ICV- EUiA, Sara Vilà, asegura que las dos centrales "no se adaptan a la nueva estrategia del Gobierno"

El Parlament ha aprobado esta mañana una moción en la que piden al Gobierno catalán que desestime, "o adapte", el proyecto de construcció de dos dos plantas para la generación de electricidad a partir de biomasa en el Palau d´Anglesola (Pla d´Urgell) y Juneda (les Garrigues). A petición de ICV-EUiA y pactada con ERC, la moción ha salido adelante con los votos a favor de CiU y la CUP. PP y Ciutadans se han abstenido, mientras que el PSC ha votado en contra.

Los grupos que han dado luz verde a la proposición aseguran que las dos instalaciones no se ajustan a la nueva estrategia de gestión de la biomasa de la Generalitat, presentada el mes pasado por el Gobierno catalán. La diputada ecosocialista, Sara Vilà, ha explicado que es contradictorio levantar plantas para la generación de electricidad "cuando la estrategia del Gobierno es la de permitir centrales que de biomasa para usos térmicos".

"Además estas plantas son totalmente inapropiadas para el terriotorio ya que están demasiado cerca de los nucleos urbanos como Juneda, Les Borges Blanques y el Poal", ha añadido la Vilà. La diputada ha calificado de "contradicción ecológica" las dos centrales: "Los lugares donde está previsto levantar las plantas no tiene foresta cerca, por lo que habría que traerla de lejos".

Desde que se conoció el proyecto, los vecinos de estas localidades han demostrado su preocupación por la instalación de estas plantas por las emisiones de gases contaminantes cerca de sus hogares. A pesar de la oposición vecinal, la planta del Palau d´Anglesola, que tiene previsto una potencia de 14 mega vatios, recibió el visto bueno de la comisión de urbanismo de Lleida el pasado diciembre. Los vecinos de el Poal aprobaron denunciar esta decisión ante los tribunales. A la planta solo le queda el informe de la Comisión de Política Territorial y Urbanismo y la aprobación definitiva del Departemento de Territorio y Sostenibilidad.