Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
crítica | clásica

La belleza sensual

El cuarteto vocal La Colombina sabe sacar la belleza místico-sensual interpretando a nuestro Tomás Luis de Victoria

Hace ya unos cuantos años el Instituto Goethe de Madrid organizó unas jornadas culturales hispano-alemanas, para reflexionar sobre lo que une y separa históricamente a España y Alemania alrededor de la creación cultural. Me invitaron a un debate con el crítico musical del Suddeutsche Zeitung de Munich, el cual sin pensárselo dos veces afirmó que la música española carecía de metafísica y puso como ejemplo de esta cualidad ejemplar para él a Bruckner en el panorama centroeuropeo. Le contesté que cuando en España aparecía la metafísica en música tenía además sensualidad y cité el caso de Tomás Luis de Victoria. A partir de ahí se montó una encendida discusión que desembocó en una amistad.

La Colombina

Tomás Luis de Victoria: selección de Officium hebdomadae sanctae. XXIV Festival de Arte Sacro. Iglesia de Santa Teresa y Santa Isabel, 13 de marzo.

Lo recordaba ayer mientras escuchaba a La Colombina interpretando a nuestro Tomás Luis de Victoria. Tal vez esa belleza místico-sensual que desprende la música del compositor abulense se deba, como ha escrito el barítono de La Colombina, Josep Cabré, a que “estamos ante la búsqueda de la mayor expresividad con el mínimo artificio y la mínima decoración”. Lo cierto es que la música de Tomás Luis de Victoria enamora.

La chispa del cuarteto vocal La Colombina la pone en la actualidad la soprano Raquel Andueza, cada día con una incisividad más profunda, pero además José Hernández Pastor transmite una serenidad lúdica, y los dos Josep, Benet y Cabré, aportan una experiencia sedimentada con muchos años de estudio y práctica. Al concierto asistieron bastantes jóvenes, que al final mostraron su entusiasmo con total espontaneidad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram