Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CUP rechaza concurrir a las europeas al ser la UE “opaca” y “antidemocrática”

El partido toma la decisión después de la celebración de medio centenar de asambleas

El diputado Fernández recuerda que la institución europea depone presidentes e impone gobiernos

La CUP ha decidido este domingo no concurrir a las elecciones europeas del próximo 25 de mayo para denunciar que la Unión Europea (UE) es un “sistema opaco y antidemocrático”. La decisión se ha tomado tras una reunión de su consejo político, su máximo órgano de deliberación, en la localidad de Cervera (Segarra). La CUP ha acordado permanecer al margen de los comicios tras varias semanas de debate interno y de una 50 asambleas abiertas en las que se ha consultado la opinión de las bases.

La formación apuntó ayer en un comunicado que en realidad no ha observado una demanda específica por parte de la mayoría de sus miembros de intervenir en el Parlamento Europeo, y lo ha achacado a que la UE “es un espacio que impone la privatización de los servicios públicos, la dictadura de la deuda y la preservación de los intereses del capital y los estados”. Además, ha criticado el “cada vez mayor descrédito de la UE y la falta de una agenda política concreta por parte del movimiento popular para hacer aportaciones a las instituciones europeas”. Pese a todo, la CUP podría convocar actos durante la campaña y ha añadido que acabará de perfilar su papel en los próximos días.

La formación dice que ha visto en sus bases interés por participar

El diputado David Fernández, en un apunte en las redes sociales, señaló ayer que la UE se “deslegitima” y “desfigura sola”. “De la troika a Lampedusa; depone presidentes (Grecia); impone gobiernos (Italia) y dicta reformas”, afirmó en este último caso en alusión a la modificación del artículo 135 de la Constitución. “Es un campo de juego tan perverso que ni siquiera es capaz de reconocer al catalán como oficial”.

En febrero, la CUP anunció que decidiría en marzo si concurría a las elecciones europeas. El diputado Quim Arrufat admitió que su partido observaba con interés posibles coaliciones —con Bildu, BNG y NOS— pero que todos los escenarios estaban aún abiertos, incluido hacer campaña por alguna fuerza sin concurrir a las elecciones. Fernández agradeció el interés de la izquierda gallega y del País Vasco en formar una alianza con la CUP.

En sus intervenciones en el Parlament, los diputados de la CUP suelen dirigir duras críticas contra la UE al sostener que es una organización sometida al designio de los mercados. Tras centrar su acción en los Ayuntamientos, la CUP dio el salto a la política autonómica en las elecciones de 2012. Las europeas eran el primer escenario electoral después de aquella cita.