Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

El ideario de Ciutadans

El partido se dice de centroizquierda, pero se nutre de votantes de derecha y en Europa se alía con la extrema derecha

Una de las consecuencias del actual contexto de confusión y crisis política que vivimos en Cataluña es el rechazo a todo lo asociado a la vieja política: fuerzas políticas tradicionales, antiguas prácticas de representación del interés público, estructuras partidistas arcaicas o previsibles prescripciones programáticas. En cambio, aparecen nuevas ideas que promueven una radical regeneración democrática y una política más participativa abierta a otros canales de comunicación, que generan una ilusión colectiva en un entorno hostil para la reconstrucción de opciones políticas fallidas.

Esta dicotomía tiende a traducirse en una fuerte aversión hacia las viejas recetas ideológicas y un entusiasmo desacomplejado hacia nuevas propuestas con un mayor componente emocional. Se trata de un cambio actitudinal idóneo para aquellas formaciones políticas ideológicamente indefinidas, con tintes demagógicos y que basan su acción política en el oportunismo.

Las encuestas sobre intención de voto indican que, ante unas hipotéticas elecciones autonómicas en Cataluña, Ciutadans conseguiría un gran incremento de votos e incluso podría situarse como tercera fuerza política del Parlament. Ciutadans presentó su primer manifiesto en junio de 2005, celebró el Congreso constituyente del partido en julio de 2006 y cuatro meses más tarde obtuvo tres diputados en las elecciones de noviembre de 2006. Así, en menos de diez años de actividad política no solo ha conseguido obtener representación parlamentaria, sino también infiltrarse en las bases electorales del PSC y del PP, multiplicar el apoyo electoral, expandirse fuera de Cataluña a través de Movimiento Ciudadano y situar su discurso en el debate social. Sin embargo, en poco más de siete años de actividad parlamentaria ya acusa los vicios de algunos partidos tradicionales: ausencia de renovación del liderazgo, disidencias en el seno del partido, escisiones dentro del grupo parlamentario, intento de evitar la fiscalización pública de su fundación Tribuna Cívica, algún diputado investigado por fraude fiscal o un candidato a las elecciones europeas con cuenta en Suiza que cobró, por error, 31.900 euros que provenían de un conocido cliente de la misma entidad helvética, Fèlix Millet.

Acusa los vicios de partidos tradicionales: ausencia de renovación del liderazgo, disidencias, escisiones en el grupo parlamentario, intento de evitar la fiscalización pública de su fundación, algún diputado investigado por fraude fiscal o un candidato a las europeas con cuenta en Suiza

El ideario que hoy presenta el partido afirma con solemnidad que Ciutadans “se nutre del liberalismo progresista y del socialismo democrático” y que trata de ocupar “el espacio electoral de centroizquierda”. ¿Socialismo? ¿Es compatible nutrirse ideológicamente del socialismo y personalmente de antiguas dirigentes y diputadas del PP, como Carina Mejías? ¿Son los valores del socialismo democrático los que atraen a un 30% de catalanes que votaron PP hace poco más de un año y que ahora aseguran que votarían Ciutadans? ¿Por qué más del 40% —¡casi la mitad!— de los que votaron Ciutadans, un partido nutrido de socialismo, en las pasadas elecciones de 2012 admiten sentirse cercanos o muy cercanos al PP? Aquí falla algo.

¿Progresista? Si en algún momento los líderes y militantes de Ciutadans se sintieron defensores de los principios progresistas, los enterraron en las elecciones europeas de 2009 al decidir formar parte de la coalición europea Libertas, integrada mayoritariamente por partidos conservadores y de extrema derecha. ¿Qué formación política con una mínima sensibilidad progresista y de izquierdas buscaría como compañeros de viaje a partidos ultras? Y sin dejar el indigerible cóctel de progresismo y extrema derecha, ¿es posible pasar de ser candidato abanderado del “progresismo político” de Ciutadans en Viladecans a militar en la xenófoba Plataforma per Catalunya? Aquí también falla algo.

¿Centroizquierda? Desde su estreno electoral en las elecciones al Parlament de 2006 hasta hoy el partido de Albert Rivera se ha desplazado claramente hacia la derecha. Entonces, según el CIS, casi la mitad de sus votantes se sentían de izquierdas y hoy solo una cuarta parte. CIS y CEO convienen en señalar que los catalanes sitúan ideológicamente a Ciutadans entre los dos grupos políticos más conservadores del arco parlamentario catalán: PP y CiU. Esta posición dentro de la escala izquierda-derecha coincide, según indican ambos organismos demoscópicos, con la autoubicación ideológica que manifiestan los votantes de estas tres formaciones.

También hay un intercambio de admiración de líderes entre los futuros votantes de Ciutadans y de PP. Casi la mitad de los que aseguran que votarán Ciutadans en las próximas elecciones aprueban la actuación política de Alicia Sánchez Camacho y de Jorge Fernández Díaz, y casi el 90% de los que afirman que votarán PP valoran positivamente a Albert Rivera, con una puntuación media incluso superior a la que obtienen Sánchez Camacho y Fernández Díaz. ¿Por qué los votantes del PP valoran tan bien a un líder del socialismo democrático, del progresismo y del centroizquierda? Demasiadas cosas fallan para que Ciutadans resulte ideológicamente creíble y llegue a consolidarse como exponente del centroizquierda en Cataluña.

Jordi Matas Dalmases es catedrático de Ciencia Política de la UB