Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
URBANISMO

San Sebastián permite la conversión de un antiguo teatro en hotel

La oposición pacta, en contra de Bildu, el derribo del edificio excepto una fachada tras años de debate

Vista del antiguo teatro Bellas Artes, que podrá convertirse en un hotel tras el acuerdo alcanzado entre PSE, PP y PNV.
Vista del antiguo teatro Bellas Artes, que podrá convertirse en un hotel tras el acuerdo alcanzado entre PSE, PP y PNV.

El antiguo Teatro Bellas Artes de San Sebastián encara una nueva vida. El edificio, situado en la bifurcación de las calles Prim y Urbieta, en pleno centro de la ciudad, se podrá convertir finalmente en un hotel, como perseguían sus propietarios, el Grupo SADE, que posee varios de los cines de la ciudad. La reconversión será posible gracias al acuerdo alcanzado ayer entre los tres grupos de la oposición en el consistorio (PSE, PP y PNV), que antes de la celebración del pleno pactaron una enmienda sobre el grado de protección del inmueble, después de años de debate.

El Bellas Artes, diseñado por Ramón de Cortázar, autor de todo el ensanche urbanístico de la capital guipuzcoana y construido en 1913, tendrá finalmente una protección de grado C parcial dentro del nuevo Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido. El Grupo Sade deberá mantener la fachada sur, el chaflán que hace el edificio entre las dos calles y la cúpula que lo corona, y que además permite que el edificio sea utilizado como un hotel.

El plan especial, aprobado por unanimidad, recoge la protección de más de 1.200 edificios y espacios públicos de San Sebastián, entre otros el Kursaal y el Peine del Viento, como había propuesto el PNV, además de la relativa al Bellas Artes, que contó con el rechazo de Bildu.

El debate estuvo centrado en el antiguo teatro. El concejal de Urbanismo, Ricardo Burutaran, lamentó que se hubiera rebajado la protección del Bellas Artes. En un principio, estaba previsto un grado mayor al consensuado por la oposición. El edil defendió que el edificio “posee valores arquitectónicos” y criticó que socialistas, populares y PNV hubiesen acordado su “derribo”. “Es una decisión difícil de justificar”, sostuvo Burutaran en referencia al acuerdo de la oposición.

Unos postulados diametralmente opuestos a los defendidos por el resto de grupos. “Improcedente, irresponsable e inadecuado”, tildó la actitud de Bildu el portavoz del PNV, Eneko Goia, quien, en cambio, elogió el acuerdo de la oposición con el que “se ha dado solución a este problema compatibilizando la protección del patrimonio con su utilización”. Goia recordó además que la misma protección del teatro la tienen otros edificios de la ciudad, como el convento de San Bartolomé.

Socialistas y PP insistieron en los mismos argumentos y defendieron el acuerdo alcanzado porque supone dar una solución al edificio. El portavoz del PSE, Ernesto Gasco, subrayó que se dota al Bellas Artes de “una protección real, no que se desplome cada día”, mientras que el popular José Luis Arrúe sostuvo que el antiguo teatro mantendrá su “singularidad”. “No queremos que desaparezca”, subrayó el concejal del PP, pero defendió que así “la ciudad avanza”.