Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un brote de sarampión afecta a 26 personas en Barcelona y Girona

La mayor parte de los afectados no estaban vacunados

Un brote de sarampión que comenzó a finales de enero ha afectado por el momento a 26 personas en Cataluña, 12 de las cuales han sido hospitalizadas. Los casos se han detectado en la ciudad de Barcelona y en varios municipios de su provincia y de la de Girona. La mayoría de los afectados son adultos de entre 18 y 47 años que no estaban vacunados o no habían completado la pauta de vacunación recomendada, informó la Agencia de Salud Pública de Cataluña, que no descarta que se produzcan nuevos casos.

Todos los afectados han evolucionado de manera favorable, aunque dos siguen en el hospital con neumonía. El sarampión es una enfermedad muy trasmisible que puede producir fiebre, congestión, irritación de la garganta, tos y conjuntivitis. A los cuatro días del inicio de los síntomas aparece una erupción de manchas rojas que comienza en la cara. La enfermedad es más grave en adultos y causa encefalitis en uno de cada mil casos.

El brote se originó con un caso importado de una persona de 37 años extracomunitaria. En Cataluña no hay brotes autóctonos desde el año 2000, aunque sí se han producido diversos brotes en los últimos años. El más grave se produjo en 2006, cuando unas 400 personas contrajeron la enfermedad. Ese año, el Departamento de Salud decidió avanzar la primera dosis de la vacuna triple vírica —para el sarampión, la rubéola y la parotiditis— a los 12 meses, en lugar de los 15 como se hacía hasta ese momento.

El brote no ha afectado a niños de más de esa edad, aunque sí a dos menores de 12 meses. En total, 19 de los afectados por el brote no habían recibido la vacuna o no habían completado el calendario de vacunación, que requiere dos dosis, la última a los cuatro años.

La vacuna triple vírica se introdujo en España en 1981. Se considera que las personas que nacieron antes de 1966 están inmunizadas porque la pasaron cuando eran niños, por lo que la bolsa de riesgo se concentra en los nacidos entre esas dos fechas.

Por ello, los médicos de atención primaria recomiendan la vacunación a los adultos de esas edades que no pasaron la enfermedad de niños. Los expertos estiman que para frenar la transmisión del sarampión es necesaria una cobertura vacunal infantil de entre el 90% y el 95%. En Cataluña, la cobertura ronda el 90%.