Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anova decide presentarse a las elecciones europeas coaligada con Izquierda Unida

La militancia eligió en referéndum esta opción de alianza para las europeas de mayo por solo 11 votos

Beiras junto a Yolanda Díaz en el Parlamento
Beiras junto a Yolanda Díaz en el Parlamento

Anova se presentará a las elecciones europeas coaligada con la izquierda federal, después de que esta opción se impusiese con el 48,04% de las papeletas, a las otras dos posibilidades (una de ellas quedó a escaso margen de diferencia) que se votaban en esta jornada. El referendo en el que Anova eligió sus alianzas se celebró "con normalidad y según lo previsto" en las casi 40 mesas que la formación liderada por Xosé Manuel Beiras habilitó hasta las nueve de la noche en distintos puntos de la geografía gallega.

Las tres opciones que podían escoger los militantes eran si Anova participaba en estos comicios integrada en coalición con la izquierda federal, (380 votos, lo que representa el 48,04% del total); si conformaba coalición con fuerzas políticas de la izquierda nacionalista de las naciones sin estados y con plataformas cívico políticas de izquierda rupturista (369 votos; 46,65% del total); o si, por el contrario, no concurría a este proceso electoral (37 votos en el balance final del recuento; 4,68%). Además, se contabilizaron dos votos nulos y otros tantos en blanco. Estas tres opciones fueron propuestas en el debate previo existente en las distintas asambleas territoriales de la formación. El resultado es definitivo, pero si se hubiese aprobado la segunda opción (coalición con fuerzas políticas de la izquierda nacionalista de las naciones sin estados) tendría que haber sido sometida de nuevo a decisión de toda la militancia de Anova en un nuevo referendo.

El líder de la formación, Xosé Manuel Beiras se desmarcó previamente de la opción oficial de la dirección (la dos del referendo), que apostaba por una coalición con fuerzas políticas de la izquierda nacionalista de las naciones sin estado y/o plataformas cívico-políticas de izquierda y rupturistas. Este posicionamiento coincidía con el del manifiesto #NósQueremosAGE, auspiciado por Martiño Noriega, alcalde de Teo y hasta hace unos meses número dos de la organización -dimitió por discrepancias con la dirección-. En él se aglutinaron firmas como la del diputado autonómico Antón Sánchez y representantes de todas las sensibilidades integradas en Anova -desde miembros de la FPG hasta Movemento pola Base y Encontro Irmandiño-.

Los firmantes de este documento recuerdan que la posibilidad de realizar un frente amplio con fuerzas soberanistas, plataformas ciudadanas y la izquierda federal "semeja imposible" en estos momentos, por lo que, dadas las opciones que se van a someter a referendo el domingo, la única vía de conseguir un acuerdo similar a AGE es apostar por el pacto con IU.

Ligado a ello, el líder de Anova recuerda que se entrevistó "un miembro de la dirección estatal de IU". Concretamente, fue el secretario de Organización, Miguel Reneses, quien le garantizó lista propia para Galicia, al igual que en Cataluña, además de un puesto de salida para el candidato del "espacio AGE", según confirmó a Europa Press el propio dirigente. Beiras señala en su carta que la garantía del escaño es para el aspirante "Anova, no de EU", y que ni siquiera es necesario que se "rotule" como AGE esa candidatura. Además, Beiras culpa al BNG de "obstruccionista", aunque en el ámbito estatal señala que la conexión entre fuerzas políticas y plataformas y movimientos cívicos "sigue siendo un mero desideratum". En contraposición, la posición 'oficialista' del núcleo de la dirección de Anova -con nombres como Paula Verao, Mario López Rico, Luis Eyré, Concha Trigo, o Francisco Trigo- considera que concurrir con Izquierda Unida "es incompatible con el proyecto estratégico" de esta organización. A su juicio, integrarse en la candidatura de la izquierda federalista que representa IU, a cambio de un "puesto seguro", es la vía "más alejada de los principios y modelo organizativo de partido-movimiento" y, según apostilla, "impedirá la consolidación de Anova como la organización de la izquierda nacionalista del siglo XXI y para los próximos 30 años", como fue proclamado en la constitución de esta organización.