Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas protestan contra la ley de seguridad y del aborto en Valencia

La plataforma 'Juntes sense por' hace un llamamiento a la desobediencia civil

Un grupo de mujeres protesta contra la reforma del aborto con pasamontañas de colores como el grupo Pussy Riot. Ampliar foto
Un grupo de mujeres protesta contra la reforma del aborto con pasamontañas de colores como el grupo Pussy Riot.

Miles de personas marcharon este miércoles en Valencia contra la ley de seguridad ciudadana y la reforma de la ley del aborto. La marcha, convocada por cerca de 60 colectivos unidos en la campaña Juntes sense por, salió a las 19.30 de la Plaza de San Agustín y recorrió el centro haciendo un llamamiento a la desobediencia civil de estas leyes.

"La filosofía es demostrar que pese a la escalada de leyes represivas y antidemocráticas por parte de las instituciones el pueblo cada vez está autoorganizandose más y empoderándose más", explicó Nacho Calatayud, miembro del colectivo Juntes sense por. La protesta se organizó en torno a dos ejes fundamentales, la ley mordaza y la reforma del aborto porque, para los organizadores, "estas son de las agresiones más bestias que se han realizado actualmente contra la soberanía popular: el derecho a decidir de las mujeres y los derechos sociales y civiles de la población".

Vicent Mauri, miembro de Intersindical Valenciana o Vicent J. Martínez, candidato a rector de la Universidad de Valencia, secundaron una protesta que no estaba notificada a la Delegación de Gobierno, aunque se presentó en rueda de prensa. "Decidimos que la primera acción de desobediencia que íbamos a realizar es no notificar la manifestación porque es una de las primeras medidas de la ley mordaza que criticamos, que es sancionar por que la gente se manifieste", detalló Nacho Calatayud.

La protesta recorrió varias calles del centro rodeada por un amplio dispositivo policial. Durante la protesta realizaron pintadas en sedes bancarias con el lema "Foc al capital" y se lanzó pintura contra centros comerciales de la calle del Pintor Sorolla. En la plaza del Ayuntamiento, algunos manifestantes alzaron un muñeco que representaba a un policía ahorcado y le prendieron fuego. La protesta terminó en la plaza de Manises junto al Palau de la Generalitat.

Según informaron este jueves fuentes policiales, la marcha acabó con dos detenidos, un hombre y una mujer acusados de daños y desórdenes públicos, como quema de papeleras y pintadas. Al hombre se le arrestó también por desobediencia.