Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva redada deja noqueados a los dos principales partidos

PP y PSOE confiesan su preocupación pero vuelven a descartar responsabilidades políticas

Las investigaciones judiciales contra la corrupción en Galicia no dan respiro a PP y PSOE, reacios a forzar la dimisión de sus imputados en la Operación Pokémon, entre ellos los alcaldes de Santiago y Lugo. Ayer en el Parlamento gallego, cargos de los dos principales partidos se disponían a informar en rueda de prensa sobre una rutinaria reunión de portavoces parlamentarios cuando saltó la noticia de los 17 registros policiales. Sus valoraciones sobre la recién nacida Operación Patos reflejaron su desconcierto ante la insólita cadena de investigaciones que ya mancha a los gobiernos municipales de seis de las siete mayores ciudades de Galicia.

 El portavoz parlamentario del PP, Pedro Puy, confesó sentirse “personalmente muy preocupado” por estas operaciones que “ponen en duda el funcionamiento ordinario de la Administración pública”, aunque evitó mostrarse favorable a impulsar el cese de los cargos imputados actualmente por presunta corrupción, como reclaman BNG y Alternativa Galega de Esquerda (AGE). La perplejidad se extendió también al portavoz socialista en la Cámara autónoma, José Luis Méndez Romeu, quien admitió que “es incluso difícil explicar lo que está ocurriendo”. El socialista optó por pedir medidas de “prevención” de los comportamientos delictivos en la política aunque atribuyó su ausencia a la falta de acuerdo con el PP. Y tampoco quiso comprometerse a exigir responsabilidades políticas a los cargos de su partido implicados en estos casos.

Los nacionalistas del BNG, cuyo único cargo implicado en la Operación Pokémon sí dimitió, reclaman que PP y PSOE hagan lo propio con sus imputados. “El verbo dimitir no existe en el léxico castellano-español, por lo menos en los medios políticos”, criticó el portavoz de AGE, Xosé Manuel Beiras.

Las únicas dimisiones por la Operación Pokémon, con un centenar de imputados, han sido hasta ahora las de los exalcaldes de Ourense Francisco Rodríguez, del PSdeG; el de Boqueixón Adolfo Gacio, del PP, así como el citado edil del BNG en Ourense y otro de los populares en Santiago.

Más información