Un consejo elegido por el Parlamento velará por la ley de Transparencia

Los partidos políticos deberán cumplir la normativa si quieren recibir fondos

Jiménez Barrios y Vázquez, tras el Consejo de Gobierno.
Jiménez Barrios y Vázquez, tras el Consejo de Gobierno.julio muñoz (efe)

Desde que asumiera la presidencia de la Junta, Susana Díaz ha hecho de la transparencia su bandera. “Quiero gobernar con las ventanas abiertas para oír lo que dice la calle”, aseguraba en septiembre en la toma de posición del cargo. Este martes, su Ejecutivo ha dado un paso más hacia ese ansiado y reclamado escenario. El Consejo de Gobierno ha aprobado el proyecto de Ley de Transparencia Pública de Andalucía, una norma que obliga a las Administraciones y a todas las entidades que gestionan o que se financian con fondos públicos a rendir cuentas ante los ciudadanos. El proyecto, que será remitido al Parlamento para su debate y aprobación, contempla sanciones de hasta 400.000 euros para los organismos que bloqueen el acceso a la información. Para el PP, la norma “llega tarde y mal”.

El consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, no ha escatimado en elogios hacia el proyecto. Ha definido la ley como avanzada y valiente; contundente y clara; participativa y viva. Incluso, la ha calificado de “hito” y ha recordado que se trata de un proyecto “prioritario” del Ejecutivo de Díaz —quien empezó a diseñarlo cuando era consejera de la Presidencia bajo las órdenes de José Antonio Griñán—. Jiménez Barrios ha asegurado que el objetivo de la medida es que “todo lo público sea transparente”. “Como gobierno no podemos ni debemos ignorar la gran desafección política que existe”, afirma el consejero. “La transparencia mejora la credibilidad y la confianza con los ciudadanos”, agrega antes de señalar que la norma andaluza es “más avanzada” y “más exigente” que la nacional.

El texto

  • La Ley de Transparencia Pública de Andalucía obliga a las Administraciones y a todas las entidades a rendir cuentas ante los ciudadanos.
  • El proyecto, que se aprobará antes de julio, no entrará en vigor hasta un año después de su publicación en el BOJA.
  • El texto contempla la creación del Consejo de Transparencia y Protección de Datos, encargado de velar por el cumplimiento de la norma. El Parlamento nombrará a su director. También se creará la Comisión Consultiva de Subvenciones y Ayudas.
  • El Consejo de Transparencia podrá multar a las entidades que bloqueen el acceso a la información. Además del cese en el cargo o la imposibilidad de ser nombrado en un período de tres años, la normativa contempla multas que oscilarán entre los 100 y los 400.000 euros.

El texto contempla que las Administraciones y las entidades tendrán un plazo de 20 días para responder a las demandas ciudadanas (la ley nacional establece un plazo de un mes). Asimismo, toda información deberá estar disponible en Internet y se deberá actualizar trimestralmente. La ley, que según el consejero se aprobará antes de que finalice el periodo de sesiones en julio, tiene un “carácter trasversal”. “El objetivo es llegar a todos los rincones de las Administraciones para saber dónde y cómo se ha gastado el dinero público”, afirma Jiménez Barrios, tras apuntar que la normativa “está abierta a nuevas aportaciones”.

El proyecto, que no entrará en vigor hasta un año después de su publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, contempla la creación del Consejo de Transparencia y Protección de Datos, encargado de velar por el cumplimiento de la norma. El órgano estará encabezado por un director “de reconocido prestigio e independiente” que designará el Parlamento por mayoría absoluta. “Esta también es una diferencia con respecto a la ley nacional, que establece que sea el Gobierno el que nombre este cargo”, apostilla Jiménez Barrios. El consejo lo conformarán miembros de los distintos colectivos sociales, que elegirán a sus representantes. Asimismo, en cada consejería, se creará una unidad de transparencia.

El nuevo texto refleja además la creación de una Comisión Consultiva de Subvenciones y Ayudas para resolver “cualquier duda” sobre la concesión de fondos públicos. “Las resoluciones de este órgano se harán públicas y, por lo tanto, los criterios aplicados” para su concesión. De esta forma, el Gobierno pretende alejar las sombras que generan el caso ERE o el de las facturas falsas del sindicato UGT.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

De manera muy distinta se ha referido a la ley el portavoz del PP en el Parlamento, Carlos Rojas, quien ha dicho que la normativa llega “sin voluntad política de que haya transparencia”. Rojas ha asegurado que la transparencia “no es el plato fuerte de Díaz” y ha afirmado que desde que llegó a la presidencia “ha ejercido la contrario”. “Díaz está ejerciendo un gobierno opaco que no quiere dar ningún dato ni quiere investigar la corrupción”, puntualiza tras señalar que, de las peticiones de información solicitadas por el PP, hay 690 expedientes sin contestar.

La mayor exigencia de la normativa andaluza de la que hablaba el consejero queda reflejada también en la regulación de los partidos políticos. El texto nacional les reclama informar de los contratos, convenios y subvenciones públicas, el andaluz también les obliga a cumplir con normas de transparencia análogas a las de las Administraciones si quieren financiarse con dinero público. En este sentido, el consejero ha recordado que la futura reforma de la ley de la Cámara de Cuentas obligará además a los partidos a desvelar su contabilidad.

Entre las principales diferencias con el texto redactado por el Gobierno de Mariano Rajoy, tal y como ya avanzó este periódico, el Consejo de Transparencia podrá sancionar a aquellas entidades que no faciliten la información al ciudadano. Las autoridades podrán ser multadas con el cese en el cargo y, en el caso de las infracciones muy graves, con la imposibilidad de volver a ser nombrado en un período de hasta tres años. Las multas oscilarán entre los 100 y los 400.000 euros.

Multa de 920.000 euros a Telefónica

El Consejo de Gobierno de la Junta ha acordado sancionar a Telefónica Móviles de España con 920.000 euros por vulnerar, en materia de información, los derechos de consumidores y usuarios. Según el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, la empresa cometió tres infracciones que se tipifican como “muy graves” al concurrir circunstancias como “haberse cometido de forma voluntaria y continuada, tener una alta repercusión en el mercado, afectar a un elevado número de personas y estar vinculadas a servicios de uso ordinario y generalizado”. Este expediente tiene su origen en la campaña de inspección del servicio de telecomunicaciones realizada en 2011 por la Administración andaluza. Telefónica anunció ayer que recurrirá la sanción.

Entre las irregularidades cometidas, la Junta señala que queda probado que la compañía “no informó, ni en las condiciones generales del servicio prepago ni en el contrato, del coste del servicio de detalle de llamadas, y que tampoco indicó los precios en los contratos de pospago” así como que Telefónica “no atendió las solicitudes de desconexión de los servicios de mensajería especial y de llamadas internacionales, que permanecieron activados con los consiguientes perjuicios económicos” para los usuarios. La multa se acuerda casi un mes después de que la Junta y Telefónica firmaran un acuerdo para cofinanciar 1.000 becas de innovación.

El Consejo de Gobierno ha acordado también multar con 828.000 euros a CaixaBank, como sucesora de las entidades Cajasol y Banca Cívica, por “ocultar información en materia de participaciones preferentes”. Vázquez ha apuntado que esta sanción es fruto de dos expedientes abiertos a cada una de las extintas entidades y tiene su origen en 483 reclamaciones recibidas en los servicios de consumo de la Junta.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Antonio J. Mora

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue redactor en la delegación en Andalucía durante más de seis años y, actualmente, es portadista web. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de periodismo de EL PAÍS, también trabajó en Diario Sur e Infolocalia. En 2009, ganó el premio nacional Alma de Periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS