Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Partido X se presenta en Barcelona

La formación llena los Cinemes Maldà y no descarta presentarse a las europeas

Acto del Partido X. Jueves al anochecer. Cinemes Maldà. Aforo lleno. Se trata del acto de presentación barcelonés del partido. Uno de los 15 actos de presentación que se realizan en 15 ciudades del Estado. EL Partido X es una de las opciones electorales del 15M (tal vez, la más madura), que plantearían posibles accesos a la representatividad de opciones que nacieron como crítica a su funcionamiento local e, incluso, al mismísimo Régimen del 78.

EL acto consiste en un breve parlamento de una chica X, que explica lo que ha hecho el partido en un año de vida. El partido, una red de personas conectadas, con nodos en 15 ciudades, y con un funcionamiento y un sistema de trabajo parecido al que realizan los creadores de software libre: quién más trabaja, lidera, quién menos, cede; hay diversos niveles de implicación, desde el simpatizante hasta el trabajador full-time; se aplazan las discusiones epistemológicas, o son substituidas por trabajo. Ha elaborado su eje inicial (ellos lo denominan Democracia y Punto), en el que plantean sus ejes: transparencia, wikigobierno, derecho al voto real y continuo, y el recurso del referéndum vinculante, una posibilidad no contemplada por la Constitución. Y un Plan de Emergencia Contra la Crisis, con propuestas a emergencias concretas, una especie de programas sectoriales, ante los temas de la sanidad, anticorrupción, energía, educación, sociedad de la información y ciencia I+D+I. Un grupo de expertos participa también en cada uno de esos puntos; en el último, también colabora Manuel Castells-.

El acto. Diversas personas, pertenecientes o no al Partido X, se van sucediendo, y van edificando el abanico intelectual y sensible de la propuesta. EL primero es Robert Bjarnason, islandés, miembro de una asociación que crea software para la participación política. Han creado, entre otros programas, uno que posibilita el acceso directo de propuestas al Ayuntamiento de Reikiavik, de manera que, cada mes, en ese ayuntamiento se votan 15 propuestas ciudadanas formuladas en esa vía. Bjarnason: "La mejor manera de combatir la desigualdad es aumentar la participación política". Susana Martín Belmonte, economista, miembro de Instituto de Moneda Social y una de las impulsoras del Eurocat, una moneda social que pretende paliar la ausencia de crédito en la pequeña empresa o comercio, expone la propuesta económica, sólo realizable desde el ámbito europeo: "Para construir una economía sostenible, la solución es cambiar el sistema monetario". Xavier Cugat, uno de los mayores expertos en el laberinto energético local, autor del blog (r)Evolución Energética, habla de la corrupción del sector y su implicación en la corrupción política. Carlos Sánchez Almeida, abogado de temas de Internet, derechos civiles y cyberactivista, expone un demoledor panorama de la Justicia: "Del artículo 117 de la Constitución, que define como debe de ser la Justicia, lo único que se cumple es que, en efecto, se hace en el nombre del rey". Propone cambios que podrían invertir la realidad, algunos de los cuales no precisan reforma constitucional. Cierra el acto Raúl Burillo, delegado especial de Hacienda en Cataluña y Baleares, responsable de investigación de casos de corrupción, también demoledor: "El mayor fraude fiscal de este país es el Sistema Tributario". A lo largo del acto también participaron representantes de Coop57 y de la PAH, muy aplaudida.

Tras esos parlamentos, una representante de este partido sin cuotas, locales (en Barcelona se reúnen los miércoles, en el Café Salambó, 19:30) ni carnets, dio más claves sobre la formación: "Somos una red de ciudadanos, que tenemos una herramienta, el Partido X, registrada en el Ministerio de Interior, por si nos interesa presentarnos a unas elecciones". No está confirmado, pero todo apunta a que se presentarán a las elecciones europeas. Si eso fuera así, apostarían por un sistema de elección de candidatos parecido, en parte, al utilizado por el Movimiento 5 Estrellas italiano. El acto finalizó con preguntas del publico, que vertebraron lo que posiblemente es el tema: ¿Cómo realizar reformas en un país cuya Constitución no las admite?.

Otras formaciones que comparten la ruptura cultural del 15M también están evolucionando hacia su paso a la actividad política y, posiblemente, a la representatividad. Es el caso de Podemos, dentro del ámbito IU, que quizás acceda a las elecciones europeas, y En Red, un interesante grupo madrileño que está elaborando una carta de derechos que quiere compartir y hacer crecer en las mareas, para crear un movimiento programático.