Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corella: “He aprendido la lección de que no hay que creer en los políticos”

El bailarín se muestra abierto a la posibilidad de dirigir alguna compañía en el extranjero

Corella prepara dos nuevos espectáculos para la próxima primavera

Ángel Corella en el Liceo de Barcelona.
Ángel Corella en el Liceo de Barcelona.

Sereno, más delgado y más feliz que meses atrás, Ángel Corella prepara dos nuevos espectáculos para la próxima primavera, mientras que también se ha tomado un tiempo para relajarse después de fracasar en su intento de crear una compañía estable de ballet en Barcelona. Hablamos con un Corella tranquilo e ilusionado, que en la actualidad disfruta siendo miembro del jurado del programa de televisión Mira quién baila, y se muestra abierto a estudiar la posibilidad de dirigir alguna compañía en el extranjero. “Me gustaría dirigir alguna compañía de danza de Estados Unidos, aunque no descarto ofertas de otros países, estoy en un momento idóneo para empezar una nueva aventura, he aprendido la lección”, afirma el artista. Y continúa: “De mi intento de crear una compañía de ballet en España, y más concretamente en Barcelona, me quedo con lo bueno, como que llené con mi compañía el Gran Teatro del Liceo con mi versión de El lago de los cisnes,y que el público nos quiere y aprecia nuestro trabajo; lo malo lo intento olvidar, sin guardar rencor”.

De todo ello dice haber sacado una lección: “He aprendido a no creer en los políticos. En este país la danza no tendrá su lugar hasta que no haya una autoridad de cultura que entienda de este arte, hasta entonces su situación será precaria”.

En la actualidad Corella está inmerso en dos proyectos que estrenará la próxima primavera en el teatro Tívoli de Barcelona. “El primero de ellos se estrenará el 28 de mayo y es una pieza que estoy creando conjuntamente con el violinista Alain Manoukian, se títula A + A, es una obra que destila mucha energía y que estoy convencido que gustará mucho al público; Alain y yo estamos muy satisfechos del resultado de nuestra colaboración. Después de este espectáculo, a la semana siguiente estrenaré con mi compañía, ahora con menos bailarines, un espectáculo titulado Bourbon Street; es una coreografía en la que bailamos lindy hop, el estilo de baile de los años de 1920 que popularizaron en el Savoy de Nueva York bailarines afroamericanos. Es una obra muy vital y dinámica con un ritmo contagioso”.

Pese a que la compañía se ha reducido mucho en número de bailarines, recalca Corella, “cuento con primera figuras como Dayron Vera, Kazuko Omori, Natalia Tapia y mi hermana, Carmen” concluye el bailarín. Quien parece que ha salido fortalecido de las dificultades.

 

Más información