Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mentiras sobre el ‘test de la verdad’

El juez del 'caso Marta del Castillo' no tiene petición para hacer la prueba a Carcaño

Miguel Carcaño.
Miguel Carcaño.

El caso Marta del Castillo se juzgó hace dos años y el Tribunal Supremo ratificó en febrero del año pasado la condena de Miguel Carcaño como autor de la muerte de la joven sevillana. Pero la falta de pistas sobre el paradero del cuerpo de la víctima, cuyo rastro se perdió en enero de 2009, mantiene abierto el caso a la espera de un indicio sobre el lugar en el que el autor del crimen se deshizo del cadáver.

Fuentes del caso difundieron hace unas semanas que la policía quería someter a Carcaño a una prueba neurológica, conocida como test de la verdad, para intentar resolver el misterio. Según estas fuentes, los agentes han presentado una petición al Juzgado de Instrucción 4 de Sevilla para que el magistrado Francisco de Asís Molina autorice la excarcelación de Carcaño para trasladarle al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, el único que realiza la prueba. Un portavoz oficial de la policía aseguró ayer no tener constancia de la supuesta petición, después de que fuentes citadas por algunos medios de comunicación afirmaran que el preso había aceptado someterse al test y el juez había dado luz verde a su salida de la cárcel. En un comunicado difundido ayer, el magistrado sostiene que no ha recibido ninguna petición ni ha autorizado la salida de presión. Es la segunda vez en una semana que el juez Molina tiene que salir al paso de informaciones similares.

“El Juzgado de Instrucción 4 de Sevilla, que mantiene abierta una pieza separada para la búsqueda de Marta del Castillo, no ha recibido, a día de hoy, 6 de febrero de 2014, ningún tipo de petición para la práctica de nuevas pruebas a Miguel Carcaño”, afirma el juez. “Tampoco se ha recibido en el juzgado ninguna autorización firmada por el condenado por la muerte de Marta del Castillo dando su aprobación para la realización de dicha prueba. Por tanto, el titular del Juzgado de Instrucción no ha autorizado nada al respecto en esta causa”, concluye el escrito.

Las discrepancias entre la policía y el juez instructor no son nuevas. En mayo del año pasado el magistrado criticó con dureza a los agentes por tomarle declaración en la cárcel a Carcaño y darle credibilidad a su nueva versión del crimen, según la cual fue su hermano (juzgado y absuelto como encubridor) quien mató a Marta. La policía envió al juzgado un atestado con la acusación de Carcaño, lo que obligó al instructor a imputar al hermano por homicidio. Tras tomarle declaración, el juez dio carpetazo al asunto en un auto en el que reprochó a los agentes que no hubieran dudado de las palabras de Carcaño, que antes del juicio llegó a dar siete versiones del crimen.