Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer muerta en Calella había denunciado a su pareja por malos tratos

El juez no apreció indicios de delito en el caso

Los Mossos d'Esquadra han detenido al compañero sentimental de una mujer cuyo cadáver apareció el pasado sábado en Calella (Barcelona), según han informado fuentes cercanas a la investigación. El presunto homicida es un vecino de Calella de 45 años que fue detenido este lunes por la noche, han informado los Mossos en un comunicado.

El cuerpo de la mujer apareció de madrugada en el local que regentaba el mismo hombre sin aparentes signos externos de muerte por causa violenta y en principio todo apuntaba a que podía tratarse de un suicidio. No obstante, la autopsia practicada al cadáver ha determinado la existencia de indicios de que su muerte podría haber sido provocada por un tercero y de que se trataría de un homicidio, según las mismas fuentes.

Tras el resultado de la autopsia, los Mossos han detenido a su compañero sentimental ante la sospecha de que podría estar relacionada con el fallecimiento de la mujer.

La mujer había denunciado con anterioridad haber sufrido malos tratos, aunque el juez consideró que no había elementos que sustentaran tal denuncia, ha explicado la alcaldesa de la población, Montserrat  Candini.

Más de cien personas se han reunido esta tarde ante el Ayuntamiento de Calella para homenajear con un minuto de silencio a la vecina, de 51 años, víctima de violencia machista.

Desde el Ayuntamiento se tenía constancia de que la víctima había acudido a Servicios Sociales ante los problemas económicos que atravesaba y, según Montserrat Candini, "tenía un proyecto, quería salir adelante, y había ido también a Promoción Económica para hacer un plan de empresa".

La alcaldesa de Calella ha explicado que la víctima había presentado anteriormente alguna denuncia por malos tratos, "pero el juez consideró que no había ningún elemento que lo sustentara". Candini ha añadido que "no volvió a denunciarlo y vivían juntos todavía". "Cuando vemos estadísticas e indicadores intentamos buscar respuestas, y ahora los indicadores de la violencia de género parece que van a la baja, pero me pregunto si bajan realmente porque esta violencia está desapareciendo o porque, a consecuencia de la crisis, las víctimas no pueden escoger. La crisis económica silencia estas situaciones", ha destacado Candini.