Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exvicepresidente de Castellón cesado cobrará 40.000 euros por ir a plenos

Moliner no explica el porqué de este trato de favor a Francisco Martínez, ahora sin funciones

Francisco Martínez, durante el pleno de la Diputación de Castellón.
Francisco Martínez, durante el pleno de la Diputación de Castellón.

El esperado pleno de la Diputación de Castellón en el que su presidente, Javier Moliner, iba a dar explicaciones y responder a la oposición sobre los dos últimos escándalos que han afectado al palacio de Las Aulas se ha quedado a medio gas. Moliner no ha explicado por qué ha aprobado un sueldo de casi 40.000 euros anuales al atribuir una dedicación exclusiva al ahora diputado raso Francisco Martínez, al que destituyó de todos sus cargos en la Diputación y cuya única responsabilidad consiste ahora en asistir a los plenos.

Su destitución como vicepresidente provincial se produjo tras conocerse que proyectó una depuradora en Borriol sobre terrenos familiares. La operación le iba a granjear un beneficio de 48.000 euros. Moliner ha reconocido hoy que esta parcela de 2.700 metros cuadrados no hacía falta para el proyecto y así lo hicieron saber los técnicos en 2007. El Ayuntamiento de Borriol sí la incluyó entre las que iban a ser expropiadas. El Consistorio aprobara este martes la expropiación de las parcelas para este proyecto excluyendo, ahora sí, la de los Martínez pero manteniendo las vinculadas a su socio.

Javier Moliner ha recordado que destituyó a quien era su número dos (que hoy estrenaba escaño lejos de la mesa presidencial) por “ética” pero no ha respondido a las insistentes preguntas de PSPV-PSOE y de Compromís. “Martínez es el paradigma de quien se ha hecho rico en política (…). Hoy será premiado con una dedicación exclusiva, ¿qué se le debe?”, ha cuestionado este martes el portavoz socialista, Francesc Colomer, quien ha añadido que Moliner está pagando 40.000 euros a quien fue exvicepresidente durante lustros “por ser un ánima en pena en la Diputación”.

El portavoz de Compromís, Enric Nomdedéu, ha atribuido además a Martínez que haya usado información privilegiada en esta operación y ha apuntado a posibles responsabilidades penales. “Hoy se juzga su línea roja”, le ha dicho a Moliner tras recordarle que no estaba contestando a las preguntas de la oposición, que también ha exigido la misma mano dura para el alcalde de Borriol y diputado provincial, Adelino Santamaría, a quien acusan de estar confabulado con Martínez en el pelotazo.

Tampoco en este punto ha convencido el presidente de la Diputación y del PP provincial. Moliner ha asegurado que no ha tomado ninguna decisión con respecto a él porque su actuación ha sido como regidor y no como diputado. “Si hubiera hecho algo como diputado, la decisión hubiera sido otra”, ha llegado a afirmar.

Pese a todo, el alcalde de Borriol tiene los días contados. Al término del pleno él mismo ha asegurado que había puesto su cargo a disposición de Moliner y que presentará su dimisión como diputado y como alcalde de Borriol próximamente porque ya había anunciado su jubilación.

Moliner debía dar explicaciones también sobre las imputaciones de su ex número dos y del expresidente Carlos Fabra por la gestión de la corrida de la Beneficencia. También en este punto han sido escasas las aclaraciones. El dirigente popular se ha limitado a defender que los técnicos avalaron el procedimiento y que la oposición aceptó en su día el método de pago de las entradas para el polémico festejo. “Sobre el mecanismo de cobro (instaurado por Fabra), estoy convencido de que podía ser mejorado, por eso lo he cambiado”, ha apuntado.

Más información