Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU y PP rechazan en el Ayuntamiento un plan de barrios contra la desigualdad

La propuesta de los socialistas solo recabó el apoyo de Iniciativa, mientras Esquerra se abstuvo

Jordi Martí, en un pleno del Ayuntamiento de Barcelona.
Jordi Martí, en un pleno del Ayuntamiento de Barcelona.

CiU y PP rechazaron ayer en el Ayuntamiento de Barcelona la creación de un nuevo plan de barrios propuesto por el PSC que tenía por objetivo “combatir con medidas concretas la pobreza y la desigualdad que está creciendo de manera desmesurada en los barrios de Barcelona”, según Jordi Martí, presidente del grupo municipal socialista. La propuesta, que iba acompañada de un paquete de medidas concretas, no prosperó porque solo consiguió el voto favorable de ICV-EUiA. UpB (ERC en Barcelona) se abstuvo y CiU y PP votaron en contra.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ni tan siquiera participó en este pleno extraodinario —que se celebró a propuesta del PSC— y fue el primer teniente de alcalde, Joaquim Forn, quien defendió la posición del Gobierno municipal. Forn anunció el voto contrario de su formación, algo que entraba en todas las previsiones, pero sorprendió con sus argumentos ya que, según dijo, “se ha frenado por primera vez el aumento de las desigualdades”.

El teniente de alcalde recordó que desde 2007 a 2011 el porcentaje de ciudadanos con la renta más baja subió del 22% del total al 39% y avanzó que este aumento “ha frenado”, a pesar de que la crisis se mantiene. Forn añadió: “Esto no significa que estemos bien, pero sí que empezamos a ir mejor” y atribuyó este cambio de tendencia a las ayudas que destina el gobierno de Xavier Trias a los servicios sociales. El Gobierno local anunció que la próxima semana presentará un estudio que avala esta afirmación.

Con este argumento, CiU se opuso a la propuesta socialista que ni tan siquiera logró el apoyo de la Unitat per Barcelona de Jordi Portabella, que al final optó por la abstención. El político republicano, que votó a favor de los presupuestos de Xavier Trias para el 2014, criticó que en el documento presentado por los socialistas no aparecía por ninguna parte que “hay dos millones de catalanes movilizados” en favor de la independencia y destacó que este punto es “imprescindible” en cualquier análisis de la situación.

El PP votó en contra de la propuesta y Alberto Fernández Díaz aprovechó para criticar “los incumplimientos sistemáticos de los tripartitos municipales y catalán”. Fernández Díaz se refería al Plan de Barrios, un proyecto del tripartito que no se llegó a aplicar del todo aunque sí que permitió que se destinaran ayudas a barrios necesitados de toda Cataluña, algunos de ellos de Barcelona. El PP también acusó a Jordi Martí de haber convocado este pleno pensando más en las primarias de su partido que en la ciudad.

El único grupo que brindó su apoyo a los socialistas fue ICV-EUiA, que acusó al alcalde de “gobernar para el 1% de los ricos”. Su presidente en Barcelona, Ricard Gomà, pidió el fin de los deshaucios y de los cortes de suministros básicos por impago.

Los dos defensores de la propuesta advirtieron que todo este paquete de medidas es básico para la “cohesión de los barrios” y Jordi Martí aseguró que hay algunas zonas donde “no hay ni asociación de vecinos, algo que no había pasado nunca”. El presidente del PSC en Barcelona dijo que “la sensibilidad de CiU frente a la pobreza y la desigualdad en Barcelona es nula”.

Su propuesta contemplaba la creación de 10 nuevas guarderías durante los dos próximos años, un plan de choque en favor de la ocupación juvenil, una Renta de Garantía Ciudadana y un plan de apoyo al alquiler de viviendas de protección, entre otras medidas.