Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido hasta el sábado el operativo para recuperar los cuerpos y el ultraligero

Las tareas de rescate se posponen debido a las condiciones de luz

El aparato y sus dos tripulantes desaparecieron el 22 diciembre tras despegar de Pals

La Guardia Civil rastrea la zona donde se encuentran los restos de la nave Ampliar foto
La Guardia Civil rastrea la zona donde se encuentran los restos de la nave

El Grupo de Buceo Técnico a Gran Profundidad de la Guardia Civil ha suspendido la tarde de este viernes los trabajos de extracción de los cuerpos -encontrados este jueves en la zona del Cap Norfeu, en Girona- de la monitora y del alumno que pilotaban el ultraligero que desapareció el 22 de diciembre. Las tareas de rescate se han pospuesto debido a las condiciones de luz y se retomarán este sábado a primera hora, según han informado a Europa Press fuentes de los Mossos d'Esquadra. Por el momento, no han podido sacar del agua los cadáveres ni la aeronave porque es una tarea "muy dificultosa".

El dispositivo para recuperar los cuerpos se ha iniciado sobre las diez de la mañana. Efectivos del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Guardia Civil y Mossos d’Esquadra han salido del puerto de Roses embarcados en el Bon Pigall para iniciar los trabajos de lo que será una compleja actuación, que necesitará de muchas horas y de una gran destreza.

La primera intervención la ha vuelto a hacer el ROV. El robot submarino del Bon Pigall se ha sumergido otra vez a 87 metros de profundidad y a menos de una milla de Cap Norfeu para facilitar nuevas imágenes del estado del ultraligero y de sus ocupantes.

“La prioridad que tenemos hoy es recuperar los cuerpos” ha explicado por la mañana el Cabo I del Geas y jefe del dispositivo, Fernando Aguirre. Además, ha avanzado que para esta recuperación hay dos posibilidades, “una es que podamos extraer todo el aparato con los dos ocupantes y otra que por las circunstancia de que se encuentra en el fondo la estructura no lo permita”. “Si no podemos recuperar de una vez todo el conjunto se procederá a la recuperación de los ocupantes y posterior recuperación de los restos”, ha indicado.

Se desconoce el tiempo que pueda llevar toda esta operación. Los especialistas valorarán en cada inmersión, de las cuatro parejas preparadas para sumergirse, las dificultades que puedan surgir. “La información que tenemos es justa porque hay que pensar que las imágenes que ve el robot no las vemos nosotros, porqué utiliza una cámara de gran sensibilidad, las condiciones de trabajo para los buceadores se complican no solo por la profundidad, sino también por la falta de visibilidad”.

En el ultraligero viajaban una instructora experimentada, Joana R. de 48 años y vecina de Torroella de Montgrí, y su alumno, Antonio Marcos N. de 44 y vecino de Barcelona. Este miércoles, un pesquero de Roses (Alt Empordà) descubrió los primeros restos del ultraligero que desapareció el pasado día 22 de diciembre.

Más información