Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amplio dispositivo policial para dar con el asesino del Born

Algunos vecinos del barrio piden más cámaras en las calles serpenteantes del barrio

En coche, a pie, en motocicleta; de uniforme, de paisano; en pareja, en grupo... Ayer los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana peinaron el barrio del Born, y el distrito de Ciutat Vella en general, en busca de un hombre joven, de origen magrebí, de un 1,70 aproximadamente, que la tarde del martes segó la vida a un hombre de 64 años e hirió a otro, de 67, de gravedad.

Las dos agresiones las cometió de forma concatenada. Primero, poco antes de las siete, acuchilló a un hombre en la calle de Banys Vells, junto a Barra de Ferro. Luego, huyó hasta la calle de Brosolí, donde agredió hasta matarle a otro que, según diversos testigos, intentó pararle. Pero consiguió escapar de todos: de los vecinos y de las patrullas policiales.

Desde entonces, la prioridad de los Mossos es dar con él. Desde el martes por la noche interrogan a multitud de vecinos del barrio, para conseguir una descripción ajustada del hombre y del episodio. También han requisado las imágenes de las cámaras de videovigilancia de los establecimientos de los alrededores, que pudiesen captar algo.

El alcalde Trias pide calma

R. C.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, reaccionó ayer con una presteza inusitada al asesinato de un hombre en el Born y la agresión de gravedad a otro por parte de un joven que logró huir del lugar. Aseguró, en respuesta a preguntas de los periodistas, que se trata de un “hecho lamentable”, pero insistió en que podría haber ocurrido en cualquier “ciudad o país”. También pidió a los ciudadanos que confíen en los Mossos y la Guardia Urbana, que buscan al fugitivo, que acuchilló sin motivo aparente a su primera víctima, que se recupera en el hospital, y mató a la segunda cuando intentó pararle.

El líder del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, contestó a Trias pidiéndole que “no baje la guardia” ante los delitos en la ciudad. En cuatro días, dos personas han muerto de forma violenta: el hombre acuchillado en el Born y una anciana que fue hallada en su piso el domingo, en el barrio acomodado de Sant Gervasi, presuntamente víctima de un robo. Estos hechos “confirman un repunte de los actos de mayor gravedad en la ciudad”, insistió Fernández a través de un comunicado.

La pronta reacción de Trias sobre los sucedido en el Born contrasta con la lentitud con la que tardó en pronunciarse sobre la muerte del empresario del Gayxample, Juan Andrés Benítez, después de ser reducido por los Mossos. El alcalde tardó 20 días a hablar sobre el caso de Benítez, algo que le valió las críticas de la oposición en la Comisión de Seguridad. “Las imágenes que he visto no las quiero ver en Barcelona”, dijo entonces el alcalde al consejero de Interior, Ramon Espadaler.

En estos momentos, sigue siendo una incógnita qué motivó las dos agresiones del fugitivo. Pero la hipótesis del robo es poco probable, según fuentes cercanas al caso. Varios testigos describieron lo sucedido como la actuación de un perturbado: el hombre iba vociferando por el barrio, comiéndose un bocadillo, cuando sin motivo aparente agredió a la primera víctima. Luego huyó y mató al segundo hombre que intentó detenerle.

A primera hora de ayer, el barrio era un hervidero. En los corrillos no se hablaba de otra cosa. “Oímos gritos de socorro y mi hija que estaba fuera vio como apuñalaban en el cuello, como si fuera Psicosis, a un hombre tendido en el suelo. Mi marido instintivamente salió a correr tras el agresor, incluso se tropezó. Fue entonces cuando el asesino salió corriendo asustado, antes de matar a aquel señor en el cruce de Brosolí y Mirallers”, aseguró una quiosquera de la zona, que en el momento de la agresión estaba en una tienda de souvenirs. La mujer de esa tienda confesó que estaba “asustada”: “Si lo ha hecho sin motivo lo puede volver a hacer, a cualquier persona y sin venir a cuento. No quiero decir nada más por miedo”.

“Necesitamos cámaras de vigilancia, sino seguirán pasando cosas como esta”, afirmó un dependiente de un establecimiento de paquistaníes. Una opinión que comparte la presidenta de la asociación Bon Comerç, Marga Domingo, que reúne a un centenar de comerciantes: “Estaría muy bien que pusiesen más cámaras, aunque ya hay en el entorno del Museo Picasso”. Domingo, sin embargo, repitió que se trata de un episodio aislado, y que considera que hay “mucha seguridad” en el barrio, con patrullaje habitual de mossos y guardia urbanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información