Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gibraltar vuelve a expulsar a un pesquero

Fabian Picardo calcula que en 2013 se produjeron un total de 496 “incursiones ilegales”

Un pesquero, acosado por una lancha de la Policía de Gibraltar. Detrás, la Guardia Civil. Ampliar foto
Un pesquero, acosado por una lancha de la Policía de Gibraltar. Detrás, la Guardia Civil.

La situación no mejora con la entrada del nuevo año, en el conflicto que mantienen el Gobierno de Gibraltar y los pescadores de la flota artesanal española que faena en las aguas que rodean el Peñón. Durante la pasada madrugada, el pesquero Alejandra se ha visto obligado a levantar las redes y abandonar las aguas en las que se encontraba frente a la zona de Poniente de la costa de La Línea de la Concepción (Cádiz), ante el continuo hostigamiento de hasta cuatro embarcaciones de la Royal Navy y la policía gibraltareña.

Según fuentes de la Guardia Civil, las embarcaciones gibraltareñas amenazaron a los tripulantes del pesquero con “apresarlo y trasladarlo a puerto”. Además, durante el incidente, también amedrentaron a los tripulantes del pesquero español asegurándoles que, “o se marchaban de la zona o acabarían cortándole las redes”.

Aunque hasta la zona se desplazó una embarcación del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, el patrón del Alejandra se vio obligado a regresar al puerto de La Atunara, en La Línea, aconsejado por los agentes del Instituto Armado, que supuestamente, tenían la orden expresa de evitar cualquier conflicto con las autoridades del Peñón.

Este nuevo incidente se produce en el mismo día en que, se ha conocido que, el Gobierno de Fabian Picardo ha elaborado un informe, en el que se asegura que en 2013 se produjeron un total de 496 “incursiones ilegales” de buques españoles en las aguas que el ejecutivo llanito considera de su jurisdicción.

El gobierno de Picardo afirma que, en tan solo un mes (probablemente durante el pasado verano, cuando el conflicto alcanzó su máximo nivel) se registraron un total de 68 incidentes, entre la policía gibraltareña y los pesqueros españoles. El hostigamiento sufrido por el Alejandra, durante esta madrugada ha sido el primer incidente que las autoridades gibraltareñas protagonizan con los pescadores españoles, en el año que acaba de comenzar, no obstante, las condiciones meteorológicas y el cierre del resto de caladeros a causa de las toxinas, obligan a algunos barcos de la flota artesanal de Algeciras y La Línea a faenar en las aguas en conflicto, muy cerca de donde el gobierno de Fabian Picardo, lanzó los más de 70 bloques de hormigón que aún continúan en el fondo de las aguas de la Bahía, a pesar de las peticiones cursadas por España para que sean retirados.