Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Feria de Abril cambia de caras

Directivos de la FECAC denuncian en la fiscalía a García Prieto, que fue presidente durante 27 años, y se comprometen a una gestión transparente

Asistentes a la Feria de Abril de Cataluña en la edición de 2010.
Asistentes a la Feria de Abril de Cataluña en la edición de 2010.

Las cuentas de la Feria de Abril de Cataluña siempre han olido a podrido, que diría Hamlet, pero hasta ahora nunca se ha podido probar ninguna irregularidad. Una contabilidad oficial impoluta y el secretismo de la gestión económica explican que las acusaciones vertidas haya quedado en sospechas, pero hace tres meses un grupo de directivos de la Federación de Entidades Andaluzas de Catalña (FECAC) decidieron acabar con la complicidad que habían mantenido durante 27 años con el presidente de la entidad, Francisco García Prieto.

Por un lado lo denunciaron ante la fiscalía por malversación y al mismo tiempo forzaron su renuncia a la presidencia de la fundación FECAC, que tiene suscrito desde 2005 el contrato con el Ayuntamiento de Barcelona para la organización de la Feria de Abril, un negocio que mueve cada año centenares de miles de euros y que se nutre de subvenciones del consistorio, la diputación, la Generalitat y la Junta de Andalucía.

Francisco García Prieto.
Francisco García Prieto.

Los denunciantes aseguran que por primera vez han podido aportar documentos sobre el supuesto manejo irregular de dinero y confían en que en esta ocasión no acabe todo en un archivo judicial o en una sentencia absolutoria. Solamente en bebidas de cola, refrescos, agua y cerveza, los denunciantes consideran que en la última edición de la Feria de Abril que se celebra cada año en el Fórum se produjo un beneficio de 275.621 euros que no acabaron revirtiendo en beneficio de la FECAC, sino en el bolsillo de García Prieto.

De momento, la fiscalía ha abierto una investigación. El expresidente niega todas las acusaciones y se agarra al argumento irrebatible de que “quienes ahora me acusan han estado 27 años conmigo en la FECAC aprobando todos los presupuestos”. El expresidente de la entidad asegura que “lo que dicen es una barbaridad y el tiempo dará y quitará razones”. Los denunciantes admiten que durante años han tolerado lo que ahora denuncian y explican que “la cosa ha ido degenerando en los últimos tiempos”

Más allá de la investigación del fiscal, los nuevos directivos prometen a partir de ahora una gestión transparente de la Feria de Abril y acabar con ciertas prácticas de García Prieto. Por ejemplo, que todas las entidades que instalan sus casetas tengan que comprar de manera obligatoria los refrescos de cola y cerveza en un almacén regulador comercial de la FECAC en el que Manuel García, el hijo del expresidente, tiene el control de la distribución de ambos productos, en connivencia con las marcas a las que se concede la exclusividad

García  Prieto  niega las acusaciones y dice que ha dejado un millón de euros en la caja de la FECAC 

Manuel García, además, es el representante en Cataluña de la única marca de fino manzanilla que se vende en la Feria y que casi todas las entidades compran también a la FECAC. El padre admite los hechos pero les resta importancia porque “antes sí que vendían 4.000 cajas de vino pero ahora apenas llegan a 800”.

Para los nuevos gestores, el problema no es la exclusividad de unas marcas, sino que el margen de beneficio que obtiene la FECAC no va a parar al bosillo de las entidades, sino de García Prieto. Este lo niega y dice que cuando abandonó la fundación de la entidad dejó 1.103.829 euros. Los denunciantes aseguran que no tienen problema en enseñar las dos cuentas de ahorro a quien se las pida, en las que apenas quedan 80.000 euros.

García Prieto tampoco reconoce al nuevo presidente de la Fundación FECAC, Antonio Gamero, pese a que el Departamento de Justicia de la Generalitat sí lo ha hecho ya de manera oficial. Las negociaciones con el Ayuntamiento de Barcelona para la edición de la feria de este año empiezan hoy y los nuevos directivos han ofrecido a todas las entidades y a la federación que se integren en un consejo tutor.

También pretenden acabar con la exclusividad de las marcas y abrir el mercado a nuevas ofertas, así como a plataformas comerciales de grandes superficies, de manera que sean ellos quienes pujen por la venta de los refrescos y las entidades les compren directamente sin que la FECAC intermedie.