Un submarino busca a los desaparecidos en el accidente de una avioneta

La familia de uno de los tripulantes alquila los servicios de un barco especializado y un helicóptero

El pasado 22 de diciembre un ultraligero en el que viajaban la instructora Joana R, de 48 años, y el alumno Antonio Marcos N. d A., de 44, desapareció durante el vuelo, se supone, en los alrededores de las islas Medes (Alt Empordà). Tras una infructuosa búsqueda por parte de los equipos de los Mossos, Bomberos, Salvamento Marítimo y Ejército del Aire, el pasado día 28 se suspendieron los trabajos. Desde ese mismo día, la familia de Antonio Marcos N. d A. buscó de forma privada todos los medios posibles para localizar a los desaparecidos. Para ello contrataron un barco equipado con un potente sonar y dotado con un minisubmarino con cámaras de alta definición y un helicóptero con un radar detector de metales.

Más información

Ambos están rastreando desde entonces la costa entre l'Estartit y el Cap de Begur. Precisamente ayer, el helicóptero detectó lo que en principio parecía una masa de metal a unos 150 metros de profundidad y a 16 kilómetros mar adentro a la altura de las Medes. Durante unas horas se pensó que se había localizado los restos del ultraligero que desapareció tras despegar del aeródromo de Pals. El minisubmarino, descendió a las profundidades y su cámara descartó que se tratara de los restos del ultraligero. Las imágenes ofrecidas por la cámara del misubmarino mostraron que lo que en principio parecía una masa metálica no era tal.

Pese a haber abandonado la búsqueda, la unidad subacuática de los Mossos d'Esquadra colaboró ayer en las labores de búsqueda. Los trabajos privados de rastreo seguirán hoy y los agentes de los Mossos que patrullan por la zona costera tiene instrucciones de alertar si aparece algún resto negro o amarillo en el mar, que eran los colores con que estaba pintada la aeronave.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50