_
_
_
_

El fiscal jefe ordena que no se recurra contra la absolución de García-Albiol

El alcalde de Badalona por el PP vinculó a los inmigrantes rumanos con la delincuencia

El fiscal jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada, ha decidido tomar cartas en el caso de Xavier García-Albiol, alcalde conservador de Badalona, absuelto el pasado mes de diciembre de un delito de incitación a la discriminación racial por distribuir panfletos electorales del PP que vinculaban al colectivo de inmigrantes rumanos con la delincuencia de la ciudad. La Fiscalía Superior de Cataluña ha ordenado a la de Barcelona que no recurra contra la sentencia absolutoria, ya que “no prosperaría”, según informó Ràdio Barcelona de la Cadena SER.

Albiol estaba acusado de un presunto delito de incitación a la la discriminación por el reparto de los citados panfletos que repartió cuando era candidato a la alcaldía, junto a la líder del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, el 24 de abril de 2010 en el barrio de La Salut.

Más información
El fiscal pide un año de cárcel a García Albiol por incitar a la discriminación
Albiol admite que usó expresiones “inadecuadas” sobre los gitanos rumanos
El alcalde de Badalona será juzgado por vincular inmigración y delincuencia

El Juzgado Penal 18 de Barcelona absolvió el pasado 10 de diciembre a García Albiol. El fiscal de delitos de odio, Miguel Ángel Aguilar, y SOS Racismo —que ejerció la acusación particular y que ha anunciado que recurrirá el archivo— pidieron un año de cárcel para Albiol por un delito de provocación a la discriminación racial. El juez Ignacio de Ramón consideró que el imputado repartió unos panfletos que “ofendieron” al colectivo rumano. Sin embargo lo absolvió porque, a su juicio, no pretendió incitar al odio contra los gitanos rumanos, sino solo dar a conocer un problema que afectaba a vecinos de los barrios de la periferia.

“Calificar a alguien de delincuente es ofensivo y vejatorio”, decía el juez en la sentencia, que recordaba que la libertad de expresión no ampara el insulto. Pese a que esas expresiones, empleadas por Albiol en 2010, “formaban parte de una actividad política”, fueron “una patente e innecesaria exageración”. Para explicar problemas de incivismo, añadía el titular del juzgado, “no hacía falta decir que todos ellos eran delincuentes, vulnerando así el honor de quienes no habían cometido ningún delito”. Albiol también llamó “plaga” y “lacra” al colectivo.

El concepto de “provocación”, admitió el juez, se presta a interpretaciones. Salvo en una sola sentencia —la que condenó a casi tres años de prisión al librero neonazi Pedro Varela— los jueces han tendido a interpretarlo de forma “restrictiva”. Así debe hacerse, concluía, en el caso de Albiol. Además, señalaba el juez, los casos no son comparables: Varela fue responsable de distribuir material con expresiones “mucho más graves” sobre, por ejemplo, los judíos. El Tribunal Supremo, recordaba el juez, entiende que debe haber una incitación a cometer algún tipo de hecho contra el colectivo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El juez admitió que, como señaló la fiscalía, Albiol buscó conseguir el apoyo de los vecinos de los barrios periféricos —La Salut, Sant Roc, Llefià— afectados por problemas de convivencia e incivismo. Pero lograr votos, remachó, es una “cosa perfectamente legítima y no reprobable”.

El acalde conservador calificó de "plaga" y “lacra” a los miembros del colectivo rumano

Durante el juicio velebrado el pasado 20 de noviembre, Albiol defendió los folletos como “material de comunicación política” cuyo objetivo era “poner de manifiesto los problemas de Badalona” y presentar al PP como una “alternativa política” para solucionarlos. “No hubo intención de menospreciar a nadie”, insistió el alcalde, que se enorgulleció de haber “pateado las calles” por sus vecinos. “En la oposición, o te dedicas a vivir bien, o estás en la calle”. El edil reiteró que hay “datos objetivos” de que “personas de ese colectivo” protagonizaban casos de “incivismo” y “sobreocupación” de viviendas.

La distribución de panfletos causó una polémica al instante y llevó a Albiol a suspender el reparto. “El tema se desenfocó y se centró en la xenofobia cuando esa no era la intención”. Comenzó entonces un tour por medios de comunicación en el que habló, largo y tendido, sobre los problemas que, en su opinión, causaban los gitanos rumanos en Badalona ante la inacción del Gobierno socialista: “Cuando se atiende a 40 medios, en algún momento se puede decir una palabra inadecuada”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_