Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tenerife asalta el Buesa y se acerca a la Copa ante un Baskonia irreconocible

El Laboral Kutxa se complica el camino tras la derrota (83-95)

Úriz entra a canasta ante la defensa de Lamont Alesander. Ampliar foto
Úriz entra a canasta ante la defensa de Lamont Alesander. Efe

El Iberostar Tenerife ha logrado un triunfo de calidad ante el Laboral Kutxa en el Buesa Arena (83-95), que le acerca a la Copa del Rey de Málaga con siete triunfos en doce jornadas. Los insulares supieron cómo jugar en todo momento a un Baskonia cada vez más irreconocible y que ha entrado en barrena con cuatro derrotas consecutivas en la Liga que le complican el billete a Málaga con solo cinco victorias.

Los canarios se bastaron con el partido imperial que firmaron Ricardo Uriz, 26 puntos y Saúl Blanco, con 24. El base marcó el ritmo que más interesó a los suyos, destrozó a Heurtel y Hodge, mientras Blanco fue el estilete continuo que martilleó la defensa local.

Laboral Kutxa e Iberostar Tenerife firmaron un tibio arranque de partido jugando a intercambiar canastas alternando ventajas en el marcador. La batería interior local se redujo con la baja de Pleiss por un esguince de tobillo, lesión que dejó a Bjelica, Hamilton y Mainoldi fajarse con los postes tinerfeños.

Saúl Blanco, con diez puntos, lideró el ataque amarillo, con un 17-23 en el minuto nueve, ante el juego espeso y pastoso de un Baskonia que llegó a remolque al final del primer acto (19-25). Se resintió el Tenerife del paso por el banquillo de Blanco en el segundo cuarto y posibilitó la remontada local con un parcial de 8-0 en los primeros dos minutos: 27-25.

Su reingreso en la cancha espoleó a los visitantes que volvieron a tomar el pulso al duelo y recuperar el mando, con un 29-40, en el minuto 18, tras obtener cinco puntos a una falta antideportiva de Diop. Sacó provecho el Tenerife ante el desorden y falta de ideas de los vitorianos para alcanzar el descanso con una cómoda renta (35-45), que provocó los pitos desde las gradas del Buesa Arena.

Laboral Kutxa, 83-Iberostar Tenerife, 95

Laboral Kutxa: Heurtel (9), Causeur (6), San Emeterio (11), Nocioni (16) y Bjelica (17) -cinco inicial- Hodge (6), Mainoldi (0), Hanga (2), Hamilton (14), Diop (0), Jelinek (2) y Van Oostrum (0).

Iberostar Tenerife: Uriz (26), Blanco (24), Rost (0), Fajardo (2) y Sikma (13) -cinco inicial- Sekulic (16), Richotti (10), Chagoyen (4), Heras (0) y Rodríguez (0).

Parciales: 19-25, 16-20, 24-25 y 24-25.

Árbitros: Jiménez, Sánchez Monserrat y Munar. Eliminado: Hamilton (m. 35).

10.089 espectadores en el Buesa Arena de Vitoria.

La reanudación fue lo más parecido a una montaña rusa con un intento de reacción local que le llevó a situarse 42-48 en el minuto 22. Respondió con fuerza el cuadro tinerfeño con los puntos de Uriz y Richotti para sacar los colores al Baskonia y fijar la máxima renta: 50-66, en el minuto 26.

Con acciones a la desesperada logró arrancar los últimos diez minutos el Baskonia a 11 puntos de los insulares (59-70). Nueve puntos seguidos, rematados con un triple de Hamilton, acercaron después de muchos minutos al Baskonia a su rival (70-73) con seis minutos y medio por jugar aún.

Aguantó las embestidas locales el Tenerife sin ceder el mando en el marcador comandado por Ricardo Uriz. Una falta en ataque señalada a Heurtel y un error en el lanzamiento del base francés permitieron anotar a Sekulic la canasta que sepultó las opciones locales a falta de un minuto por jugar.