Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ros pide al PSC que presente una alternativa a la propuesta soberanista

El alcalde de Lleida cree que su partido no puede descolgarse del proceso iniciado por la mayoría de fuerzas políticas

Àngel Ros, alcalde de Lleida.
Àngel Ros, alcalde de Lleida.

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, del Partit dels Socialistes, reclama a su partido que presente una propuesta propia sobre la consulta soberanista para que pueda ser debatida el próximo 16 de enero en el Parlamento catalán como alternativa a la que tienen previsto presentar CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP.

Ros, que abandera junto a Marina Geli una de las corrientes críticas del PSC, considera que su partido no puede descolgarse del proceso iniciado por la mayoría de fuerzas políticas catalanas y propone, en un momento histórico para el catalanismo, que el PSC pueda defender su propia opinión sobre esta cuestión “para no hacer seguidismo de otras formaciones”.

El alcalde de Lleida mantiene este posicionamiento desde mucho tiempo antes de conocerse la propuesta de pregunta y fecha para la celebración del referéndum de autodeterminación. Sin embargo, su petición vuelve a resultar trascendente a medida que se acerca la fecha de la votación en el Parlamento. Y en esta línea sostiene que el PSC debe reafirmar el derecho del pueblo catalán a decidir sobre su futuro y a ser consultado en un marco legal, dialogado y pactado entre la Generalitat y el Gobierno del Estado.

La cúpula del PSC ha redoblado los últimos días sus advertencias al sector crítico

“Lo que pido”, puntualizó Ros, “no es para sentirme yo más cómodo o para no desmarcarme de la línea oficial del partido”. Lo cierto es que el líder de los socialistas leridanos meditará muy bien sus movimientos para no verse obligado a romper la disciplina de voto, como ya hizo en otro momento, y arriesgarse a ser expulsado del partido cuando sus posibilidades de mantener la alcaldía de Lleida se mantienen intactas.

Ros escenificó ayer su tesis en el Ayuntamiento de Lleida, gobernado por el PSC con mayoría, donde se debatieron conjuntamente y votaron por separado dos mociones sobre la consulta, una del grupo socialista y otra de CiU.

Las dos propuestas superaron la votación ampliamente, con la particularidad de que el texto nacionalista fue aprobado porque Ros se abstuvo y dio libertad de voto a sus concejales, ocho de los cuales votaron a favor del acuerdo alcanzado el pasado día 12 por la mayoría de fuerzas parlamentarias para celebración de una consulta el 9 de noviembre de 2014, en la que la Generalitat quiere que los catalanes puedan decidir sobre la independencia.

La cúpula del PSC ha redoblado los últimos días sus advertencias al sector crítico, sobre las consecuencias que tendría un nuevo desmarque en el Parlament como el que ya protagonizaron cinco diputados, entre ellos Àngel Ros, a comienzos de este año. Aunque la dirección se resiste a hablar directamente de expulsiones, sí insiste en que quien no se sienta cómodo con la postura oficial debería abandonar el partido.

Más información