Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lorenzo Viotti, de 23 años, gana el concurso de dirección de orquesta

El joven director francés se impuso en la fina organizada en Cadaquésl al estadounidense Vlad Vizireanu, de 28 años

El ganador del concurso de dirección de Orquesta de Cadaqués, Lorenzo Viotti Ampliar foto
El ganador del concurso de dirección de Orquesta de Cadaqués, Lorenzo Viotti

Una explosión de energía y talento juvenil sacudió antenoche el Auditori de Barcelona. Con sólo 23 años, toda la ilusión del mundo, y muchos nervios, el jovencísimo director francés de origen suizo, Lorenzo Viotti (Lausana, 1990) ganó la 11ª edición del Concurso Internacional de Dirección de la Orquesta de Cadaqués en una reñida final, en la que se impuso al estadounidense Vlad Vizireanu, de 28 años. De casta le viene al galgo: el ganador, hijo del director Marcello Viotti (fallecido en 2005), demostró tener reflejos, recursos técnicos, fantasía e instinto dirigiendo obras de Beethoven, Ferran Sor y el estreno de L´absència, del compositor catalán Hèctor Parra. El codiciado gran premio del concurso le permitirá dirigir en las dos próximas temporadas a 23 orquestas de España, Austria, Suecia y Reino Unido.

Descubrir a las grandes batutas del futuro es el reto que desde 1992 persigue la Orquesta de Cadaqués a través de su Concurso Internacional de Dirección de la Orquesta, único de su especialidad en España. La 11ª edición del certamen, que tiene carácter bianual, se abrió en Cadaqués el pasado 11 diciembre con récord de inscripciones: un total de 292 directores, menores de 35 años, procedentes de 49 países, de los que 123 concursantes accedieron a las diferentes pruebas eliminatorias. Tras la criba, solo dos llegaron al concierto final, en el que Viotti y Vizireanu se lo jugaron todo al frente de la Orquesta de Cadaqués.

No lo tuvieron fácil los miembros del jurado, presidido por el gran director ruso Gennadi Rodzhdestvensky, porque ambos finalistas lucieron notables cualidades. A pesar de tener menor experiencia, Viotti, más impulsivo, pareció conectar con los músicos – la orquesta también decide en la votación- con más energía comunicativa. Vizireanu hizo un buen trabajo, con gestos claros y elegantes, pero su contrincante ganó la partida mostrando mayor personalidad como intérprete. Junto a ellos, el belga Michel Delanghe, de 26 años, se llevó el tercer premio y, a tenor de las muestras de júbilo, el afecto de los músicos de la orquesta.

La pieza de Hèctor Parra, de hondo sentido dramático e inquietantes atmósferas, resultó decisiva a la hora de calibrar la actitud y capacidad de los directores ante una partitura inédita que les fue entregada pocos días antes del concierto, y que debieron preparar para la final junto a la Sinfonia núm. 2 de Beethoven y, una aria de la ópera Telemaco nell´isola di Calipso, de Ferran Sor, con la soprano Delia Agúndez como solista.

Viotti, que ha estudiado percusión, canto y dirección en Lausana y Viena, dirige desde 2012 la Sinfónica de la Academia de Viena, ha debutado con varias formaciones, entre ellas la Filarmónica de Niza, y ha ganado el concurso de dirección de Leipzig.

La presencia de concursantes procedentes de Estados Unidos, Francia, Austria, Alemania, Reino Unido, Italia, Suecia, Japón, China, Filipinas, Colombia, Venezuela y España, entre otros países, refleja la ascendente influencia de un certamen que cuenta entre sus ganadores con directores como el italiano Gianandrea Noseda, el ruso Vassili Petrenko y los españoles Pablo González y Gloria Isabel Ramos.