Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ruletas vuelven del exilio

El Casino de Torrelodones abre su sucursal en Madrid tres días después de la marcha de Eurovegas

El de Aranjuez tiene previsto abrir este fin de semana

El Gran Casino Madrid-Colón, en el Paseo de Recoletos. Ampliar foto
El Gran Casino Madrid-Colón, en el Paseo de Recoletos.

Apenas media hora después de que el Gran Casino Madrid-Colón, en el Paseo de Recoletos 37 y 41, abriera sus puertas, unas 100 personas rodeaban las mesas de las ruletas, el black jack y el póquer de esta sala de juegos. Expectantes sobre el destino de las bolas y las cartas en el tablero, los jugadores habían estrenado su suerte en el primer club de este tipo que se inaugura en la capital después de 91 años. Una segunda sucursal, perteneciente al casino de Aranjuez, abrirá sus puertas este fin de semana en Gran Vía, 24.

La apertura de ambas salas tiene lugar tres días después de que Eurovegas, el proyecto de complejo de casinos del empresario estadounidense Sheldon Adelson, haya renunciado definitivamente a instalarse en Madrid tras la negativa del Gobierno central a indemnizarlo ante cualquier cambio normativo.

El presidente de Casino Gran Madrid Ángel María Escolano, ha dado el pistoletazo de salida a esta nueva filial en Colón con el lanzamiento de la “bola inaugural” en la ruleta. La autorización de funcionamiento de la Comunidad de Madrid había sido otorgada “un par de horas antes”, según ha declarado José María Paredes, director de comunicación del casino.

Cuatro plantas integran este nuevo complejo, con una superficie de 4.123,28 metros cuadrados de los que unos 1.000 están destinados a las mesas de juegos. En la sala principal, con acceso a la calle, se incluye una zona de mesas de juego, máquinas de azar y un café bar. La planta baja alberga otra zona de juego y un bar-cafetería; la entreplanta está reservada al restaurante y a una zona destinada a bar de copas. La planta primera cuenta con una sala privada de juego y otras áreas de uso interno, como la sala de descanso del personal y los vestuarios.

Hasta 2012, la legislación estatal del juego que permitió la apertura del casino de Torrelodones hace 32 años, el primer casino de la Comunidad, impedía que las salas de juego estuvieran a menos de 29 km de los núcleos urbanos, por lo que esta empresa se ubicó a esa distancia hacia el norte de la capital.

La apertura de las “salas apéndices” de ambos casinos fue autorizada legalmente con la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid de 2012, cuando el Gobierno regional añadió un apartado a la ley autonómica sobre el juego de 2001.

La prometida llegada de Eurovegas a Madrid conllevó la modificación de varias leyes para que el proyecto del magnate estadounidense tuviera mayores facilidades, entre ellas una reducción del tipo tributario aplicable al 10% que finalmente no se hará extensiva al sector. “Creemos que los cambios legales tienen que ver más con una normalización del juego en España que con Eurovegas en sí. Ojalá y el Gobierno continuara siendo sensible a esta reducción tributaria”, ha señalado Paredes que explica que lamenta la partida del macrocasino por “los empleos que se iban a crear”, aunque al mismo tiempo admite que era una “competencia feroz para el sector en Madrid”.

A las puertas de Gran Vía, 24, un hombre termina de pintar y arreglar la fachada que anuncia con letras rojas la sucursal del Casino Aranjuez. A él se acercan algunos despistados que entran directamente. “Eh, tenéis que esperar”. Un par de empleadas de la empresa, lo corroboran. “No podemos decir exactamente cuándo abriremos pero hasta este fin de semana, nada de nada”, afirman.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram