Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Panrico demanda otra vez a los huelguistas y les reclama 4 millones

El plazo para acogerse al ERE de manera voluntaria finaliza este sábado

Trabajadores del turno de noche intentan impedir la salida de Donuts, Donettes y Bollycaos

Trabajadores en huelga de Panrico, en Cornellà.
Trabajadores en huelga de Panrico, en Cornellà.

Panrico ha demandado de nuevo a los trabajadores de Santa Perpètua de Mogoda (Vallès Occidental) que llevan ocho semanas en huelga indefinida. Les pide de nuevo cuatro millones de euros por los daños derivados de la interrupción de la producción, según los trabajadores. El juicio está fijado para el 13 de febrero de 2014. Sobre la cuantía de las pérdidas o los detalles del proceso, la empresa declina hacer ningún comentario. Desde que en septiembre asumió las riendas de la Panrico como consejero delegado, Carlos Gila prescindió primero de una empresa de comunicación, contrató a una segunda durante la negociación del ERE (que se ha cerrado con 745 despidos) y una vez cerrada tampoco cuenta con ésta. A partir de ahí, la única respuesta al otro lado del teléfono del departamento de comunicación corporativa es “la empresa no hará ninguna declaración sobre nada”.

Mientras los trabajadores de producción de los turnos de mañana y tarde siguen concentrándose a las puertas de la fábrica de Santa Perpètua (donde está previsto el despido del 43% de los trabajadores de producción), los del turno de noche intentaron ayer por segundo día impedir la salida de los Donuts, Donettes y Bollycaos que llegan a Cataluña desde otras fábricas de España. Si la madrugada del jueves el género se distribuía desde unas naves próximas a La Maquinista, en Barcelona; en la de ayer la concentración se produjo en Cornellà, en la calle de la Energía, donde Panrico cuenta con varias naves.

A partir de las 2:30 horas, los huelguistas concentrados impidieron el paso de los camiones y furgonetas, que, sin incidentes, optaron por dejar pasar las horas a las puertas de las naves para que quedara constancia de su intención de trabajar. Los repartidores, que también sufrirán un recorte salarial y que reciben los salarios troceados y en cuentagotas, se mostraron comprensivos con sus compañeros de producción. Además, los vehículos de reparto son suyos, y como autónomos destacaban que no querían que sufrieran ningún daño, por lo que no intentaron cargar la mercancía.

El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) cerrado sin acuerdo el pasado día 26, sigue su curso. Los empleados tienen hasta el día 7 de este mes para acogerse voluntarios al expediente. Pasado este plazo, “sino se han cubierto las 30 salidas previstas para este año, suponemos que comenzarán a llegar las cartas de despido”, vaticinaba ayer Zaida Alfaro, del comité de Empresa. Los huelguistas recibieron el miércoles el apoyo del secretario general de CC OO, Joan Carles Gallego, que instó a Panrico a “cambiar de actitud” y “abandonar su chantaje”. Mientras, la caja de resistencia de los huelguistas sigue recibiendo apoyos: el miércoles, un cheque de 2.500 euros de los estibadores del puerto de Barcelona; y ayer, 600 de los trabajadores de Nissan.