Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fin de RTVV revienta la agenda de Fabra

Segunda bronca al presidente de la Generalitat en un acto oficial de los trabajadores de Canal 9 Una periodista acaba en el suelo al empujarla un policía

Los trabajadores intensifican el acoso al presidente de la Generalitat en sus actos públicos

La policía realiza identificaciones tras ser golpeado el coche del jefe del Consell

Nuevo abucheo a Fabra. Una periodista acaba en el suelo.

La agenda oficial se está convirtiendo en un auténtico tormento para el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, desde que mandó cortar las emisiones de RTVV el pasado viernes. Sobre las nueve de la mañana, manifestó en un acto con escasa presencia mediática: “Desde luego, yo voy a seguir yendo a todos los actos y haciendo la misma agenda que he hecho hasta ahora. Si alguien quiere acompañarme que lo haga”.

Eran sus primeras palabras después de la protesta del lunes, que se saldó con insultos y alguna carrera. Este martes, a mediodía, todo fue a más. La protesta acabó en empujones, persecuciones, forcejeos, patadas y puñetazos al coche oficial del presidente, identificaciones y gritos de “lladres” (ladrones), “covard”, “moniato” y “Fabra dimissió”.

Sin embargo, el mayor incidente a la entrada del presidente al acto de entrega de diplomas por los talleres de empleo municipales fue una doble caída. La de la periodista de la Agencia Atlas (de Tele 5) que cubría la información y la del policía que la empujó para apartarla del camino de Fabra. Esto caldeó más el ambiente.

Fabra, a su llegada al acto del Centro de Turismo. ampliar foto
Fabra, a su llegada al acto del Centro de Turismo.

Los periodistas aguardaban a Fabra dentro del cordón policial y al bajar el presidente se acercaron con intención de preguntarle mientras los empleados de RTVV le abucheaban. La informadora de Tele 5 se dirigió directamente al presidente con el micrófono y un escolta de la Policía Autonómica, vestido de paisano, la fue empujando hasta que cayó al suelo. Ella se agarró a una pierna del agente para protegerse. El policía cayó entonces sobre ella y parecía que le ponía la rodilla sobre el pecho para inmovilizarla, pero de inmediato la retiró y cogió a la periodista por los brazos como si la quisiera levantar.

Diez minutos más tarde, el policía insistía en que no había pretendido inmovilizar a la periodista y que el incidente había sido fruto de los empujones a la entrada del Centro de Turismo. En las imágenes de vídeo no se ve a nadie empujándole. La periodista señalaba que ella sólo estaba realizando su trabajo y que no había tenido la impresión de ser agredida. Añadió que la rodilla del agente no le había llegado a golpear el pecho.

Bronca y persecución de los trabajadores de RTVV a Jorge Bellver, a la salida.

Cuando salió Fabra, las cosas se complicaron. Para impedir que los trabajadores se acercaran al coche oficial, los agentes de la Policía Autonómica empezaron a empujar y forcejear. Con el presidente ya dentro, el coche recibió manotazos y patadas hasta que emprendió la marcha.

Fue el momento más tenso, hasta que apareció el portavoz del PP en las Cortes valencianas por otro lado. Sin apenas escolta policial, una trabajadora lo vio y le llamó “lladre”. El respondió que su intención era “ir andando” hasta su vehículo. En un instante, se vio rodeado de manifestantes, que le increparon a la cara el “robo” de RTVV, epicentro de numerosos casos de corrupción y despilfarro, y el cierre. La Policía formó un cinturón de seguridad hasta que logró introducir a Bellver en un coche oficial. Arrecieron los insultos y se reanudaron los forcejeos entre los agentes y los empleados de Canal 9 y Ràdio, 9, que tienen un permiso retribuido hasta la ejecución del expediente de extinción de empleo.

Los trabajadores de RTVV tras la valla colocada por la policía. ampliar foto
Los trabajadores de RTVV tras la valla colocada por la policía.

Otros trabajadores, que no participaron en la protesta, criticaron la imagen que se transmite y que sus compañeros no se movilizaran cuando fueron a la calle un millar, antes de que fuera anulado el ERE por los tribunales, lo que provocó la decisión de cierre de Fabra. Este martes había una mezcla de los supuestamente más próximos a la dirección y los más ajenos.

Los ánimos se alteraron de tal manera que algunos empleados pidieron calma. Sobre todo, después de que se rodeara a unos policías que estaban identificando a un periodista de la cadena. Este señaló que la policía había cometido un exceso de celo Los agentes se retiraron sin esgrimir sus porras ni cargar contra los manifestantes. No hubo detenciones, pero sí muchas identificaciones y empujones.

Los trabajadores rodean a la policía, que habían identificado al trabajadores de RTVV que está apoyado en la pared. ampliar foto
Los trabajadores rodean a la policía, que habían identificado al trabajadores de RTVV que está apoyado en la pared.

Las reacciones a la protesta se sucedieron. El secretario general del PSPV, Ximo Puig, consideró que “el problema no es que le griten” al presidente de la Generalitat, sino “lo que hay detrás, su cultura autoritaria”. El secretario general valenciano del PP, Serafín Castellano, criticó la “radicalización y el oportunismo de un PSPV que busca rédito electoral”.

Compromís registró una petición de comparecencia en las Cortes del jefe de la Policía Autonómica, Álvaro Rodríguez Fernández, para que explique la “desproporcionada actuación policial”.

La oposición en el Congreso pidió por su parte al Gobierno una RTVV de calidad a través de una proposición no de ley firmada por PSOE, CiU, Izquierda Plural, UPyD y el Grupo Mixto.

La Unió de Periodistes Valencians denunció el “placaje” de la Policía a los periodistas: “Es del todo intolerable y vulnera el derecho a la información y a la libertad de prensa”, indicó en un comunicado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >