Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas exigen la dimisión de Fabra tras el cierre de RTVV

La manifestación pide la dimisión de Alberto Fabra y la convocatoria de elecciones anticipadas

La clausura de Canal 9 se convierte en el catalizador del malestar contra la Generalitat

Manifestación en Valencia contra el cierre de RTVV.

La decisión de Alberto Fabra de cerrar la radiotelevisión valenciana recibió este sábado una respuesta multitudinaria de los ciudadanos en las calles de Valencia y Alicante, un día después de la caótica desconexión de Canal 9. Miles de personas clamaron contra la desaparición de Radio Televisión Valenciana (RTVV) y dieron por amortizado al Gobierno autonómico del PP con la exigencia de dimisión a Fabra y de convocar elecciones anticipadas.

“¡Fabra, dimisión!” fue, de hecho, uno de los lemas más coreado a lo largo de la marcha, y se convirtió en un grito atronador cuando los manifestantes empezaron a llenar la plaza de la Virgen de Valencia, donde desembocó la marcha. Desde la tribuna preparada para cerrar el acto, en la que se escuchó L’estaca, el himno antifranquista de Lluís Llach, los organizadores destacaron que en un solo día habían podido reunir a más de 60.000 personas, según sus propios cálculos —en Alicante fue otro millar—.

El PP valenciano y su presidente fueron el blanco de durísimas críticas en las que la clausura de la cadena pública y la forma en que se ejecutó se convirtieron en el catalizador del malestar social contra la política de la Generalitat. Al bochorno y la indignación por la actuación de la Generalitat en el cierre de Canal 9 —los trabajadores resistieron en directo durante 12 horas los intentos de cortar la emisión— se sumó el rechazo a un Ejecutivo autonómico marcado por los recortes en educación, sanidad y servicios sociales, y el hartazgo ante la imagen de corrupción y despilfarro que proyecta la Comunidad Valenciana. Así lo reflejaron las pancartas y las consignas en la manifestación, en la que se vieron muchos carteles con la palabra “ladrones”, “robo” y “esto es un golpe de Estado”, que se mezclaron con las peticiones de dimisión de Fabra y cánticos de “el president a Picassent”.

Un manifestante: “Siempre voté al PP pero no para que cierre la televisión”

Como ya ocurrió el pasado 9 de noviembre en la primera protesta tras el anuncio del cierre de la empresa pública, a la manifestación acudieron personas de sensibilidades antagónicas que han convertido el cierre de RTVV en el símbolo de la pérdida del autogobierno. “No estábamos de acuerdo con la línea editorial ni cómo se informaba en Canal 9, pero era nuestra televisión y tenemos que defender nuestra cultura y lengua”, comentó María Tébar, de 49 años. “No se trata de si la tele era buena o era mala, es lo que significa el hecho de cerrarla”, argumentó Teresa Fuentes, de 61 años y venida con su familia desde Burriana (Castellón). “Yo he votado toda la vida al PP, pero no para que cierre la televisión. Me siento humillado. Antes de cerrarla, Fabra debería haber dimitido”, abundó Ángel G., funcionario de 49 años.

Participantes en la manifestación de Valencia.
Participantes en la manifestación de Valencia.

Otros manifestantes añadieron a estas críticas su queja por la forma de actuar del PP. Como Inma Pozuelo, vestida de fallera porque después de la marcha iba a su presentación: “Estoy harta de que lo hagan todo porque sí, por imposición”. María M., trabajadora social de 23 años que empujaba la silla de ruedas de Mari, gran dependiente que también quiso acudir, coincidió: “No puede ser que recorten en todo. Nos están dando por todos lados”.

Los trabajadores de la cadena, de los más ruidosos durante la movilización, insistieron en que la empresa pública era viable con otra gestión y que la propuesta del comité de empresa que rechazó el Consell era factible. “No escucharon la voz del pueblo hace unas semanas y han creado un conflicto mucho más grande del que tenían”, aseguró Vicent Mifsud, presidente del comité de empresa de RTVV.

Empleados del ente público como Ramón Canovas, despedido ya en el ERE anulado el pasado junio, manifestaba en Alicante su asombro por lo ocurrido: “No nos lo esperábamos así”. Al caos por el brusco cierre se ha sumado la incertidumbre generada por el hecho de que muchos trabajadores no han recibido la comunicación de que están de permiso retribuido hasta que se liquide la empresa. Por lo tanto, no saben qué hacer mañana.

La oposición asegura que reabrirá el canal si gana en las urnas

La cabecera de la marcha la ocuparon los políticos. “¡Elecciones anticipadas, ya!” era el mensaje que abrió la manifestación y que portaron los partidos de izquierda, representantes de los sindicatos, de entidades cívicas como Acció Cultural o el sector del audiovisual, al que la clausura de RTVV también golpea duramente. El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, afirmó que la Comunidad Valenciana no se merece que el final de RTVV “se convierta en el paradigma de un desastre colectivo, que es lo que ha significado el PP en este tiempo”. Además, aseguró que los socialistas, si ganan las elecciones reabrirán la televisión autonómica. A su lado, se encontraba la portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez.

El portavoz de Compromís, Enric Morera, destacó que es hora “de reconstruir todo lo que el PP ha destrozado” y el diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco confió en que la protesta sirva para cambiar “el Gobierno” y criticó la actuación “chapucera y autoritaria” del Consell.